lunes, 9 de junio de 2014

Discos: 'Fuego Cruzado' de Sidecars.




Hace más de dos meses que no me dejaba pasar por aquí. Siempre me he tomado esto como una diversión y no como una obligación, y supongo que es que me lo he estado pasando bien y no he tenido tiempo de escribir nada aquí. Pero hoy me he levantado con ganas de contar cosas, y si he de escribir de algo, que sea de la banda sonora de mis últimos meses. Salía el día después de la última entrada de este blog y es el disco que no me he cansado de escuchar desde el día que salió. Estoy hablando de ‘Fuego cruzado’, el nuevo disco de Sidecars.

Siempre digo que los mejores discos son aquellos que hablan del chico-chica, y más aun si estos salen del dolor. Es más fácil, creo yo, escribir cuando estás mordiendo el polvo que cuando estás feliz, la herida abierta suele dar a los escritores de canciones una fuente inagotable de canciones, discos enteros incluso, como pasa con este último trabajo de los madrileños. Prácticamente todas las canciones del disco tienen ese olor a despedida que tanto agradezco en la música, todas duelen, todas nos hacen recordar ese chica que ya no está, que se fue como se van las cosas que están destinadas a no durar para siempre.




El primer adelanto, ‘De película’, ya nos hacía presagiar un gran disco, pero es que lo que nos encontramos dentro es una obra de gran calibre emocional, donde Juancho se hace cargo de todas las letras y donde encuentra su mejor momento lírico. Se suceden a lo largo del disco 12 canciones que no dan tregua, empiezan como un tiro y no cansan nunca, no hay caras B, todas podrían ser éxitos. ‘Todos mis males’, ‘Dinamita’ o la espectacular ‘Los amantes’ nos dejan ver a unos Sidecars más calmados, pero con la misma rabia de sus inicios. El rocknroll no quiere decir velocidad, el rocknroll es actitud, es mensaje, es despedida… Suenan épicos bajo la producción de Nigel Walker, y es que en este ‘Fuego cruzado’ nos encontramos ante la mejor colección de canciones de los madrileños.

No todo son despedidas en el disco, ‘Contra las cuerdas’ abre las puertas a un futuro esperanzador, y ‘Estampida’ pone las cartas sobre la mesa sobre una situación que nos afecta a todos, queramos o no. Lo bueno que tienen las heridas es que, si las ‘dejas sangrar’, la catarsis creativa te puede pillar por el camino. Benditas heridas, benditos Sidecars, benditas las creadoras de heridas, benditas las que vienen a curarlas… Ya saben, como dijo Sabina... 'No estoy triste, es que me acuerdo'.


Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y………. ¡!!