sábado, 15 de marzo de 2014

Libros: 'Chorromoco 91' de Pepe Colubi.



Creo que fue en el verano de 2008. Un ‘perrete’ subido en una tabla de surf ocupaban la portada de un libro de título ‘California 83’, del cual mi única referencia era que estaba escrito por un asturiano, de nombre Pepe Colubi. Supongo que fue la combinación de América y Asturias la que me llevó a comprarlo, siempre preso de esa costumbre –no sé si buena o mala- de nunca leer de que van los libros. Ese verano iba todos los días al gimnasio y ahí fue donde leí la mayor parte del libro. Sí, han leído bien, yo era de esos pseudoculturetas que van al gimnasio y se sientan en las bicis a leer libros, al menos en aquella época, para, a la vez que llenaba mi cerebro de nuevas aventuras literarias, trabajar mi hercúleo cuerpo. No, a ver. Recuerdo ese libro con mucho cariño porque fue uno de esos que despertó en mí autenticas carcajadas, yo que leyendo siempre he sido más de tímida sonrisa. Las andanzas de aquel chaval de provincias en la California de principios de los 80 me dejaron un buen sabor de boca que dura hasta el día de hoy.

Por eso, cuando hace poco deambulando por la FNAC de Callao me encontré ‘Chorromoco 91’, firmado por Pepe Colubi de nuevo, mis nervios aumentaron y tuve que leer la contra para ver si, efectivamente, tenía ante mi la segunda parte de uno de mis libros fetiches. Así era. No way man. No me podía creer que ocho años después fuese a descubrir que había sido del joven Pepe después de su periplo californiano.

Esta vez, la historia nos ofrecía los últimos años en la facultad del protagonista. Sus miedos, sus frustraciones,  sus recuerdos de esa California que seguía latente en su cabeza. Aunque nos separen 23 años de ese 1991, que yo apenas viví de forma consciente, las preocupaciones siguen siendo las mismas: el miedo a qué hacer después de terminar esa carrera en la que nos metimos porque sí, porque era lo que teníamos que hacer; las chicas que alimentan nuestras fantasías, porque es ahí donde se quedan habitualmente, y esos pequeños triunfos que se consiguen en las noches menos esperadas; las primeras salidas laborales; la amistad… Todo vale en el mundo que Pepe nos pinta con ese optimismo tan tendente al pesimismo, extraña paradoja, que él mismo pinta con sus palabras. Pero sobre todas las cosas, es un libro que invita a la risa, a reírse de uno mismo y de las cosas que le pasan, a que tus miedos no te lleven a dejar de hacer cosas, a pensar que esa chica que está al final de la barra puede estar fijándose en ti, aunque te parezca imposible.

Cuando salió ‘California 83’, Pepe Colubi decía en un encuentro digital que su carrera estaba en nuestras manos, que si vendía muchos ejemplares del libro y se ‘tostaba’, no escribiría más y se dedicaría a vivir de rentas, librándonos así de tener que soportar que escribiera más libros. Me alegro de que no se haya forrado, porque me alegra mucho que ‘Chorromoco 91’ me haya vuelta a sacar esa sonrisa que, a veces, tan necesaria es. Ojalá tampoco se forre con este. Podríamos convertir las aventuras de Pepe en nuestro particular ‘Before sunrise’ patrio y literario, Cada seis años ¡boom!, un libro nuevo. Nada me haría más feliz, lean, también les hará a ustedes más felices.




Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y... lol

No hay comentarios:

Publicar un comentario