martes, 11 de febrero de 2014

Cine: 'Stockholm' de Rodrigo Sorogoyen.




Lo importante es tener cosas que contar. Los medios ayudan, claro, pero no son imprescindibles para emocionar. Al fin y al cabo, el objetivo de cualquier película debería ser el de contarnos algo, cambiarnos la vida, que durante noventa minutos nos sintamos parte de otra realidad.

Stockholm (Caballo Films, 2013), parte de esa base:  el ya archiconocido crowdfunding, con todo un equipo que no cobrará hasta que la película obtenga rendimiento económico. No creo que exista mejor definición para trabajar por ‘amor al arte’. Quizá eso es lo que falta muchas veces, amor por lo que hacemos.

La premisa es fácil: chico conoce a chica, chico se encapricha de chica, chica pasa de él olímpicamente y, en ese mismo instante, es donde empieza el juego. Porque al final, eso es lo que más nos gusta a muchos, el juego. Si todo fuese fácil, sobre ruedas, esta película nunca habría existido, como tampoco habrían existido las mejores historias de amor. Las carreras por Madrid, las amigas que quieren seguir de fiesta, la timidez, las llamadas inoportunas, los gintonics aguados, el amor de madrugada… ¿Amor? ¿He dicho amor? Eso lo descubriréis viendo la película. Solo os hago una pregunta… ¿Cuántas veces en ‘la mañana siguiente’ nada es como parecía?



El soberbio trabajo actoral de Javier Pereira –ganador del Goya a actor revelación por esta película- y de Aura Garrido –nominada a mejor actriz protagonista, también por Stockholm- mantiene siempre arriba a la película, perfectamente estructurada por el inteligente guión de Rodrigo Sorogoyen –también director de la cinta- e Isabel Peña, y con el inestimable trabajo de Alejandro de Pablo como director de foto, dejando que todo se vea por la noche y saturando por la mañana, utilizando los colores como un personaje más de la trama.


Una conversación, al fin y al cabo eso es lo que es ‘Stockholm’, con las calles de Madrid como atentas espectadoras. Un duelo dialéctico entre dos personas, un retrato de nuestras noches, de nuestros miedos, de una generación que no tiene miedo a conocerse.  Una chica, un chico, las ganas de conocerse, una historia que se escribe en los portales…




Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y... miradas.

2 comentarios:

  1. Precisamente ayer me estaba informando sobre esta película, y hoy encuentro esta entrada en tu blog. Se multiplican mis ganas por verla.
    Siempre es un placer leerte, debes saber que gracias a tu blog una de mis lecturas más agradables del año pasado fue "todas las chicas besan con los ojos cerrados".

    Saludos y muchas canciones.

    http://www.youtube.com/watch?v=Du5ATGhUHTQ&feature=kp

    ResponderEliminar
  2. hey acabo de ver la pelicula y me encantó!!!! excelente actuaciones, pero la direccion me supero!
    tenes mas peliculas? algun corto para ver???

    ResponderEliminar