lunes, 8 de julio de 2013

Todas las chicas besan con los ojos cerrados.



‘Todas las chicas besan con los ojos cerrados’, de Enric Pardo, es uno de esos libros que en su día elegí por el arduo procedimiento de ver en la librería un título que te llama la atención y no pedir más explicaciones. Las sorpresas que te llevas cuando eres un asiduo a este método son de lo más variopintas pero en este caso la elección fue buena, porque lo que me encontré fue la historia de la vida de Alex, una historia tan tuya como mía.

‘Todas las chicas besan con los ojos cerrados’ recurre a la clásica fórmula del ‘chico conoce a chica’ acercándola de manera realista a como son las cosas en el día de hoy donde, para bien o para mal, las cartas de amor se han sustituido por mensajes de WhatsApp, páginas de citas online y preocupaciones sobre la actualización del estado de Facebook de la persona que te trae loco. También es el reflejo de una generación, de los que hemos crecido con la televisión y después con internet, de los que no somos nativos de las nuevas tecnologías pero que hemos ido acatando con diligencia, de los que no podemos irnos de casa de nuestros padres sin que estos nos echen una mano y de aquellos que sufren síndrome de Peter Pan para tomar la mayor parte de decisiones de nuestra vida. También de aquellos que nos enamoramos de las chicas de las películas, de los que tenemos sueños desde bien pequeños y de los que para enamorarnos creemos en el poder de la risa.

Enric Pardo sabe el código y utilizad el lenguaje para que la novela se lea en un abrir y cerrar de ojos. Para mí ha sido, desde hace más de un año, un placer recomendarla, comprarla, regalarla y hablar de ella al primero que se me cruce delante, seguiré haciéndolo. Las buenas noticias, sin embargo, siguen llegando relacionadas con la novela y es que, por suerte, yo no fui el único que se fijó en la novela y Filmax, la famosa productora cinematográfica española, ha comprado los derechos para rodar la película basada en la historia, con guión firmado por el propio Enric Pardo. ¿Quién será Alex? ¿Y Natalia? ¿Martín? La solución a nuestros enigmas se resolverá pronto. Mientras, lee la novela, llévatela a la playa y, mientras ofreces la mejor de las sonrisas a esa chica tan mona que te mira recuerda que ‘todas las chicas besan con los ojos cerrados’.





Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… esqueletos

No hay comentarios:

Publicar un comentario