jueves, 20 de junio de 2013

James Gandolfini. Unas palabras sobre Tony Soprano.




Hace seis años, durante la convocatoria de junio de mi primer año de carrera, tuve la feliz idea de ponerme a ver una serie nueva en mitad de la misma. Al final no me fue tan mal en los exámenes y la serie se llamaba 'Los Soprano'.

La terminé 40 días después, a más de dos capitulo por día. Recuerdo esas fechas porque fue la primera vez que vi una serie tan de golpe. El último día vi cuatro capítulos seguidos del tirón, era un domingo por la mañana y, a pesar de saber que la ultima escena fundía a negro dejándonos con la más temida de las dudas, yo me levanté y golpeé el televisor como si aquello fuese culpa de la antena. Inocente de mí, lo estaba viendo en un ordenador.

Lógicamente, no tuve más remedio que enamorarme del persona de Tony Soprano, magistralmente interpretado por James Gandolfini. No creo que exista otra forma de ver Los Soprano que llegando a empatizar de manera extrema con este personaje, a pesar de que sea un asesino y un sociópata.

Ayer por la tarde me compré 'Honrarás a tu padre' de Gay Talese. La razón no es otra que el subtitulo que acompaña al libro, 'La asombrosa historia real que inspiró Los Soprano'. En la FNAC estuve mirando pósters, contagiado por ese espíritu mafia que tanto me gusta, y pensé que cuando tuviera mi casa habría un póster de Tony Soprano y otro de Vito Corleone. Esa misma noche, mientras veía Mad Men, pensaba, 'Joder, tengo que ver Los Soprano otra vez de nuevo, que para algo me compré hace unos meses la caja con la serie entera'. Quién me iba a decir que justo unos minutos después, ya en la cama, y dando el ultimo repaso a Twitter, iba a leer la aplastante noticia de la muerte de Gandolfini. Zas. Adiós. El encargado de que nos vayamos de este planeta tenía una de las suyas preparada, un ataque a traición a alguien que aun tenía mucho que vivir y, ojalá, trabajar. Como si Tony hubiese preparado una de sus venganzas fatales. Huérfanos. Nos quedamos en la barra del Bada Bing!, llorando tu pérdida. Los chicos aun no se lo creen pero se pondrán bien.

Hasta siempre Tony, gracias. Hasta siempre James, ha sido un placer.

Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y... ( )

No hay comentarios:

Publicar un comentario