martes, 9 de abril de 2013

El hombre de la ilusión permanente.




Es mejor no conocer a ciertos ídolos, quedarse en lo que su música te ha dado, sin indagar en otros aspectos de su vida. Creo que si tuviera a determinadas personas delante nunca me atrevería a dar el paso y pedirles una foto o un autógrafo, tendría miedo a que todo el respeto y admiración que le tengo se me vinieran abajo por un mal gesto.  Eso sí, no os estoy contando todo esto porque me haya pasado algo negativo, sino todo lo contrario. El contrapunto a esta historia es que en este mundo de información, donde los artistas son ‘personas cercanas’ a las que lees en Twitter, ves sus fotos en Facebook e Instagram, etc… te puedes encontrar con alguien a quien a priori nunca habías prestado atención y que gracias a esa presencia en las redes sociales muestras interés y te acercas a su música. Hoy me apetece hablar de Andrés Suárez.

Durante meses seguí a Andres Suarez sin escuchar ninguna de sus canciones. Me limitaba a leer su forma de entender la música y, sobre todo, su música. Solo leía palabras de ilusión, de ganas inmensas de comerse el mundo. Llegué a empatizar con él de tal manera que deseaba que todo le saliera bien, que fuera mucha gente a sus conciertos y que conocieran su música. Lo gracioso es que nunca había escuchado sus canciones, no sabía si lo que este escritor de naciones nacido en Galicia podría llegar a gustarme o no.  Fue en el momento que anunció que iba a grabar un disco en directo por todo lo grande cuando decidí que era el momento y fue cuando ‘Hay algo más’, primera canción de ‘Cuando vuelva la marea’, me partió en dos, me hizo añicos. Canta de una forma tan emotiva que me dejaba el corazón en un puño, solo había escuchado una canción y yo ya sabía que Andrés y yo íbamos a llevarnos bien. Después llegaron ‘Perdón por los bailes’ o ‘Tengo 26’ para terminar de rajarme el pecho. Andrés sabe cantar al dolor de una forma especial, pues no lo hace rogodeándose en la tristeza pero si de una forma dura, creo que a él, tanto como a mí y a otros tantos, nos gusta demasiado echar la vista atrás para encontrar a las musas. Más que tristeza yo diría melancolía, ‘la felicidad de estar triste’.

El futuro se promete esperanzador para él. Acaba de grabar un disco en directo que su publicará el próximo 16 de abril si los dioses de la música lo permiten, y ya ha comenzado una gira presentando las canciones de este ‘Moraima’ que dentro de poco verá la luz, lleno de canciones antiguas, conocidas y no tan conocidas, y con algún tema nuevo. Si os apetece sentir algo parecido a lo que he descrito antes adelante, podéis empezar por las cuatro canciones de su nuevo disco que ya se pueden escuchar en su canal de Youtube, y si de verdad queréis saber lo que es sentir ilusión por un trabajo, por una forma de vivir llamada música, date el lujo de de seguirle en @andressuareztwi o en su página de Facebook. Pronto por aquí más noticias sobre ‘Moraima’.




Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y... las preguntas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario