jueves, 27 de septiembre de 2012

Movie Jack dicen adiós




Hace más de tres años –marzo de 2008, lo acabo de consultar en las fotos que hice de ese concierto- que vi por primera vez en directo a Movie Jack. Fue en la presentación del disco de otra persona, en Oviedo, y ellos eran la banda que abría el concierto. Un rato antes del concierto, mientras bebía una caña en el bar que estaba pegado a la sala me encontré a un antiguo compañero de universidad. Le pregunté que si iba al concierto, el me contestó que él era parte del concierto: era el bajista de Movie Jack. Aquel día me volvieron loco y pensaba que estaban totalmente colgados, tras salir al escenario rodeados de boas y demás parafernalia ‘glam’ el cantante terminó el concierto azotando la guitarra con su cinturón. Pura actitud.

No tardé en hablar con mi amigo, Diego Motta, para que me diera más información sobre la banda, me pasara ‘algo de material’ y me contara por qué aun no había oído hablar de ellos. Por aquel entonces solo tenían tres temas grabados con la nueva formación, que será la que este sábado 29 de septiembre de 2012 ponga punto final a la corta andadura de la banda, razón por la cual hoy echo la vista atrás para recordar estos años.




Poco a poco la banda fue creciendo, grabando otros cuatro temas que formarían su EP ‘Hoy no quiero hacerlo’. Recuerdo un viaje a Madrid, después de que Biblo –cantante de la banda, el mismo que terminó el primer concierto aporreando la guitarra con el cinturón- me pasara todos los temas que había grabado desde que comenzó con la banda. Muchos temas, muchos EP’s, mucho talento puesto al servicio de las buenas canciones… Siempre disfruté en los conciertos de Movie Jack, con esos cuatro elementos que llenaban el escenario de pose rockera, que es donde hay que tenerla. Pablo a la batería, Rod Feijoo a la guitarra, Motta al bajo y Biblo a la guitarra y las voces.

En junio de 2010 grabaron un EP de siete temas llamado ‘Muerte al indie’, que criticaba más que al estilo de música a la excesiva pose y a la poca preocupación por lo realmente importante, las canciones, que se da en algunos sectores de la música. Solo tres meses después ganaron el concurso de maquetas de los 40 Principales Asturias y pudieron grabar su primer larga duración. Fue una de las primeras veces que estuve en un estudio de grabación, viendo como se hacía todo, como se le ponía cariño a un proyecto que poco a poco había creciendo. El disco se presentó con éxito en la sala Tribeca de Oviedo y poco después en el Don Floro de Avilés o en The Class, en Gijón. Movie Jack dieron más conciertos antes de sacar el disco que después. En el que creo que fue su último concierto hasta la fecha yo tuve falta. Acababa de correr la media maratón de la que en su día hablé aquí y no tuve ánimos ni fuerzas para irme a Oviedo de concierto.




Hace unas semanas me enteraba de que habían decidido poner punto y final a esta aventura que muchos disfrutamos como niños. Ya no habrás más ‘Chica peligrosa’, ni volveremos a levantar el puño en ‘Nadie nos podrá parar’. Se termina Movie Jack y yo me quedo un poco huérfano, porque quien me conozca o quien me haya visto escribir sobre ellos sabe el inmenso cariño que tengo tanto a las canciones como a las personas que forman esa banda. Para despedirse se hacen acompañar de buenos amigos, invitando a los talentosos Destino 48 a abrir la fiesta de despedida –de la que hablaremos aquí la semana que viene- que, como ya dije, será este sábado 29 de septiembre en la sala Nunca Jamás de Oviedo. Dejaré la emoción contenida para esa última crónica.

Si queréis hacer una de las cosas que más odio, que es enamorarse de un grupo cuando se van a separar, os recomiendo que pinchéis AQUÍ y os dejéis entusiasmar por las canciones de cuatro chavales de Oviedo que en algún momento de estos últimos años soñaban con comerse el mundo. Y estoy seguro de que lo van a hacer, pero no será bajo el nombre de Movie Jack.

No hay comentarios:

Publicar un comentario