domingo, 29 de julio de 2012

Destino 48 @ Sala Acapulco (Gijón) 27 julio 2012



Era prácticamente imposible que, teniendo redes sociales, no te hubieses enterado de que la banda gijonesa Destino 48 –de los que ya hemos hablado hace unos meses aquí- tocaba el pasado viernes 27 de julio en la sala Acapulco del Casino de Gijón. Un video viral, el ya mítico #YOVOY, había servido para que todo el mundo se enterase del concierto, pero también para demostrar que al coste de cero euros te puedes montar una promo que llegue a miles de personas. Muchas veces en la tan dañada industria discográfica la crisis también es de ideas y los Destino demuestran así que al menos ellos tienen interés por lo que hacen.


El concierto era una fecha marcada a rojo en el calendario, el día D, pues era el primer concierto en su ciudad después de un año tras la última actuación importante. Antes de comenzar el concierto ya se podía ver que al menos en lo relativo a asistencia su público no se había olvidado de ellos y abarrotó una sala en una ciudad difícil como Gijón. Rockeramente impuntuales sobre la hora prevista hicieron su entrada triunfal los cuatro Destino –Jaime a la voz y la guitarra, Talo a la batería, Alejandro al bajo y Medina a la guitarra- acompañados por Jano Díaz, que puso un bonito colchón a las canciones con su hammond y teclados. Y lo hacían con el tema ‘Vete con cuidado’ de Quique González sonando por la megafonía de la sala y dejando bien claras sus referencias desde el minuto cero.
  

Abrieron con ‘Corset’, uno de los últimos temas compuesto por la banda, para seguir con el rocanrol ‘Chico A Chica B’. Increíble como desde el comienzo del concierto la sala de dejó la voz cantando los temas de la banda, a pesar de solo tener cuatro de ellos registrados en el estudio, una demostración más del poder de Youtube y las redes sociales para la difusión de las canciones. ‘Perdido (y sin blanca)’ fue el primero de los temas de la maqueta que sonó en directo y el público se vino totalmente arriba, ya se había pulsado el botón de ‘ON’ que no se apagaría en toda la noche. ‘Rendido a tus pies’ y ‘Buscando suerte’ siguieron la noche, dejando ver que los temas nuevos también van a dar mucho de qué hablar, para dar paso a la primera versión de la noche. No podía ser otra que el clasicazo ‘Aunque tu no lo sepas’, la canción de Quique González inspirada en un poema de Luis García Montero.


 Así empezó la parte más intima de la noche y ‘Vals’, con la voz de Jaime acompañada por su guitarra y el piano puso tierno al más duro de la sala. ‘Esquivando las balas’, otro clásico de la colección de videos que circulan por internet de la banda, acabó de emocionar al respetable, sobre todo con el solo de armónica con el que Alejandro Saralegui, que en este tema deja aparcado el bajo, se luce al final de la canción y en la que para terminar incluyen un trocito de ‘Aunque sea un rato’, pequeño homenaje de Leiva. Siguieron con ‘Juégate la vida’ y ‘Esto no es un simulacro’, el que para mí es el mejor tema de esta joven banda y que junto a ‘Esquivando las balas’ se podrá escuchar grabada en estudio en el mes de septiembre. El titulo lo dejaba claro, Destino ha vuelto y se les notaba la felicidad en la cara, ese gesto involuntario, esa sonrisa que se te queda cuando has hecho bien tu trabajo y solo te queda disfrutarlo. Esa fue la sensación que tanto arriba como abajo del escenario había en el concierto.


Pero Destino no quiso dar tregua y se volvió a poner eléctrico para tocar ‘Guerra fría’ y ‘Sintigo’, otro de los temas incluido en su maqueta, que dio paso a ‘Animales’, segunda referencia a las canciones de Leiva, el que sin duda por actitud y por talento es uno de los grandes referentes de la banda. Con la sala totalmente venida arriba hicieron una memorable presentación de la banda a cargo de Jaime, que se encargó de ensalzar las cualidades tanto musicales como sexuales de todos sus compañeros y donde mientras la banda interpretaba el ‘You can leave your hat on’ de ‘9 semanas y media’ los más despistados pusieron nombre a las caras que habían dado un gran concierto.


Como en los grandes conciertos se fueron para volver, esta vez con un invitado de lujo. Edu Vázquez se unía, guitarra acústica al hombro, para interpretar el ‘Todavía una canción de amor’ de Los Rodríguez. Otro luchador más de la música asturiana. Los Destino se habían guardado dos de sus mejores balas para el apoteósico final, ‘Mademoiselle rocknroll’ y ‘Utopía’ sirvieron para cerrar una noche que será difícil de olvidar, sobre todo para ellos en la medida de que ha sido uno de sus primeros grandes conciertos, donde todo salió a la perfección y donde el sabor de boca dejado fue inmejorable. Es impresionante y halagador ver que hay bandas jóvenes en Asturias con tantas cosas buenas que decir y tantas ganas, pero también con curiosidad y voluntad de aprender cosas nuevas y dejarse empapar por lo que ellos conocen. La noche del 27 de julio ahí quedará en la memoria de todos como una noche de diversión y buenas canciones pero…  ¿sabéis por qué? Porque #YOFUÍ.




No hay comentarios:

Publicar un comentario