miércoles, 16 de mayo de 2012

Vázquez @ The Class (Gijón) 12/5/2012



Hace poco hablaba aquí de Vázquez, uno de los mejores cancionistas que ha dado nuestro país en los últimos años, y como no hay mejor demostración del talento y del saber hacer de un artista que el verle en directo allá me fui, el pasado sábado 12 de mayo, a verle en la sala The Class de Gijón. Este era, además, un concierto especial pues allí presentaba por primera vez las canciones de su debut ‘Doce maneras de escapar descalzo’. El ambiente era inmejorable, en el acogedor local cerca de la playa de San Lorenzo de Gijón.

Puntualmente tarde la banda salió a escena. Es de ley decir que si Vázquez tiene canciones buenísimas, su banda las ha sabido vestir mejor que nadie, dándoles ese aroma a música americana, de esa que nunca muere, que nunca pasa de moda, que sabe a clásico… Alejandro Blanco a la batería, Ángel Miguel al bajo y Sergio García a la eléctrica son los que ya acompañaron a Vázquez en el disco y ahora están haciendo lo propio en los conciertos presentación del disco. Así empezaba la noche, tirando de clásicos ya desde el minuto cero: ‘Georgina’, uno de los temas incluidos en su anterior EP ‘Aunque lluevan sombreros’, fue la encargada de hacernos entrar en calor a los que estábamos ansiosos por escuchar sus canciones, trayéndonos a la memoria los primeros pasos que muchas veces son los más importantes. ‘Tres caladas’ fue la primera del disco en sonar en la noche del sábado, pieza delicada para abrir la tanda de canciones nuevas.  ‘Marionetas, ‘Lugares’ tema que en el disco interpreta con Daniel Merino y con el cual está haciendo conciertos conjuntos, todo ello junto a la tercer pieza del tridente, Alfredo González, y ‘Lo intentaré’ fueron sucediéndose en una noche que prometía ya desde un primer momento pasar al recuerdo. Increíble la clase de los músicos, sabiendo estar en su sitio y cuya mayor virtud es tocar lo que tienen que tocar, sin desmadres, sin alardes innecesarios, dejando respirar a las canciones y llevándolas con calma.


‘Resaca’ uno de los temas más aclamados siempre en los conciertos de Vázquez llegó pronto, con esa calma inicial, prácticamente a capela, que desemboca en ese sonido americano del que ya hablamos antes. También ‘Pasos de gigante – Taxi driver’, esa canción que como el propio Vázquez explico habla de cuando la vida te agobia tanto que lo único que te apetece es agarrar un taxi y pedirle que te lleve bien lejos. Todo esto solo fue la antesala de una de las partes más especiales del concierto, el momento en que Vázquez invitó a subir a la voz que toda Asturias se está rifando para que colabore en su disco: Helena Gil, de La M de Matilde. La canción no podía ser otra que ‘Llegaba Septiembre’, la encargada de abrir el disc y donde Helena nos da una lección de dulzura a la hora de cantar. El público no quería que ella se fuera, tampoco la banda, mucho menos Vázquez, y su sonrisa me hace suponer que ella tampoco así que Helena se quedo para acompañar en el tema ‘John Cusack’, la canción que habla de esa extraña simpatía que muchos hombres sentimos por el papel de John Cusack en la película ‘Alta fidelidad’.  Con más pena que otra cosa despedimos a Helena, pero el concierto seguía. ‘Mil kilómetros’, otro clásico del repertorio del asturiano, fue la encargada de cerrar esta primera parte del concierto.


La banda abandonó a Edu y este, acompañado de su guitarra, dio buen testimonio de que también sabe emocionar acompañado solo de ‘la seis cuerdas’. Los que estamos acostumbrados a verle en directo nos conocemos el formato al dedillo, pues Vázquez es un luchador, de los que disfruta tocando, y cuando la ocasión lo pide presenta sus canciones en un formato más sencillo. Así, desnudas, sonaron ‘Dos heridas’, tema que cierra el disco, ‘Frágil’, y ‘Dormida la ciudad’ tema escrito por Edu e incluido en el disco de su anterior banda, Los Bourbon.  Vázquez tenía un último as en la manga para esta parte acústica: era 12 de mayo y hacia tres años que Antonio Vega nos había dejado. Debería estar prohibido dar un concierto ese día y no hacer una mención al maestro, pero Vázquez fue más allá y se atrevió con ‘El sitio de mi recreo’, poniendo la piel de gallina un público emocionado.


La banda volvió al escenario para encarar la recta final: ‘Soldado raso’, que habla de las noches de barro, ‘Resucitado’ primer single del disco y ‘Socios’ el hit por excelencia de Vázquez pusieron broche a una noche que nadie de los que estaban allí podrá olvidar. Qué difícil es escuchar canciones emocionantes, qué difícil que la emoción siga ahí durante todo un concierto, qué bueno que Vázquez sí lo consiga.


Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y... corte 5

1 comentario:

  1. Me ha encantado tú crónica. Sin duda ha sido emocionante... sin duda se vivió todas y cada una de tus palabras. Chapó!

    ResponderEliminar