lunes, 28 de mayo de 2012

Supersubmarina crece con 'Santacruz'


 

Hace unos tres años que escuché por primera vez las canciones de Supersubmarina. Estaban empezando a aflorar en el ambiente indie, sonaban en Sol Música… Pero a mi no me terminaban de convencer. Muchas veces me pasa, con este tipo de grupos que parece que te tienen que gustar si o si, que no acabo de encontrarles esa magia que algunos les encuentran. Cuestión de gustos, supongo.

Poco después salió ‘Electroviral’, debut oficial de la banda, donde ya con un sonido más pulido y una producción más certera se hicieron un nombre y, sobre todo, dos años de conciertos por todo lo largo y ancho de la geografía española. Me gusta ‘Electroviral’, pero yo no entendía ese fervor desmesurado por las canciones de los jiennenses. Para mí eran la mayor parte de las veces demasiado crípticas, no me terminaban de enganchar. Aun así, me parece que ‘Electroviral’ es uno de los mejores discos de 2010. Cuestión de gustos, supongo, una vez más.

El pasado martes salía a la venta ‘Santacruz’, segundo largo de la banda, lo que todos los críticos musicales llamarán ‘su prueba de fuego’, ‘la convalidación definitiva’, ‘el afianzarse en el panorama musical’… Para mí no es nada de eso, ‘Santacruz’ era mi confianza depositada en una banda que, con grandes canciones, aun tenía mucho que decir y demostrar. Y vaya si lo ha hecho… Hacia meses que no me enganchaba así a un nuevo disco –obviemos el tema de Leiva por ser una de mis referencias desde hace mucho tiempo- y gracias a él, empiezo a entender ese fervor popular y a considerarme parte de él. Lo nuevo de Supersubmarina suena grande desde la primera escucha, aprovechando los puntos fuertes que de atisbaban en ‘Electroviral’ pero explorando nuevos caminos, haciendo verdaderas canciones de estadio que, de estar hechas por un artista extranjero, pasarían rápidamente a ser clásicos y a vender cinco mil entradas por concierto.


El disco comienza con una declaración de intenciones de por donde van a ir los tiros: ‘Canción de guerra’ suena épica, con coros emocionantes que se repetirán a lo largo del disco, no teniendo nada que envidiar a Coldplay o Muse a la hora de hacer rock épico. Ese es el espíritu que se respira durante todo el disco, un disco que no da tregua, que vuela certero en las once canciones que lo forman. Tony Doogan ha producido este disco con acierto, orientando a la banda hacia este sonido  –productor del último disco de Russian Red, ‘Fuerteventura’- donde destacan por diferentes las más íntimas ‘Para dormir cuando no estés’ o el clásico instantáneo ‘De las dudas infinitas’, donde realmente las letras de Supersubmarina se muestran abiertas y accesibles, cantándole a la verdad más universal que existe. ‘Tecnicolor’, otro giro de tuerca, esta vez hacia la música más bailable, acompañado por un juguetón hammond u ‘Hogueras’ que también sigue esa estela. El resto de canciones confían en estribillos de puño en alto, coros para acompañar emocionado… No es difícil imaginar a estos veinteañeros acompañados por grandes multitudes cantando emocionadas ‘Cometas’, ‘Hermética’ o ‘Santacruz’… Esto es solo el principio, este es el primer gran disco de Supersubmarina. Y aunque me parezca lo mejor que se ha hecho en esta primera mitad del año, sé que aun queda mucho por crecer. La suerte que tenemos es que son jóvenes, tienen ganas y nadie los va a parar.

Si me tengo que quedar con una, creo que esta sería ‘De las dudas infinitas’, simplemente por el hecho de que ha sido la que primero ha conseguido emocionarme, en una primera escucha, y eso es meritorio.


Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… coche

domingo, 27 de mayo de 2012

Pequeño, ¡Qué grande has llegado a ser!



‘Si algo se acaba es para dejar paso a que empiecen cosas nuevas’ fue una de las frases más repetidas este pasado viernes en Cádiz. Muchos lo decíamos en alto para terminar de creérnoslo, todos los que hemos formado parte de esto de una manera u otra estábamos emocionados. Dani Martín ponía punto final –a excepción del broche final el próximo sábado en el estadio Vicente Calderón de Madrid, junto a Estopa, Alejandro Sanz y David Bisbal- a su primera aventura en solitario que, como muchos sabréis, lleva por nombre ‘Pequeño’.

El 20 de noviembre de 2010 fue el primer concierto de esta gira, pero desde muchos meses antes se empezó a gestar esta idea de hacer y compartir canciones al margen de ECDL. Recuerdo desde los primeros meses mi ilusión por las primeras noticias, el conocimiento de las primeras certezas y el, por fin, ver el disco en todas las tiendas de este país. La gira que me ha llevado de punta a punta de este país, desde Coruña a Palma de Mallorca, desdeCádiz a Logroño. Cualquier excusa ha valido para hacer las maletas y planear unos días fuera de casa, aprovechando la suerte de tener algo tan bonito a lo que recurrir y, además, poder compartirlo con tanta gente. Nada tendría tanto sentido sin toda la gente que ha formado este mundo aparte al que llamamos ‘gira’,gracias a María, Carlos, Basilio, Nitrato, Piña, Akimoto, Josito, Iván, Caco, Michel, Quique, Bori… que son los que la mayor parte de la gente no conoce y que cuando todos estamos pasándolo bien ellos lo están pasando igual o mejor pero además están haciendo que todo funcione. También a aquellos que comparten escenario con las canciones, que son las autenticas protagonistas de todo esto, los que hemos acertado a llamar ‘Los valientes de la pandilla’, porque son todos aquellos que han dejado su piel y su corazón en cada concierto de los que han estado, los que ‘son de verdad’ como dice la canción, los que te muestran su mejor sonrisa cuando te ven y te dan un abrazo sentido cuando te vas: Juanjo Melero, que ha puesto su corazón desde el día que llegó, ejemplo de humildad y bondad; Matías Eisen, que al igual que Juanjo se creyó esto como suyo aunque llegase de repente, siempre calmado, siempre amable; Carlos Gamón, que ya sabíaque estas canciones iban a hacer historia desde el minuto cero; Paco Salazar,que llegó el último y en solo ocho conciertos ha demostrado que es ‘uno de losbuenos’, uno de los que merece la pena tener cerca porque irradia cosas buenas; Cris Méndez, que sorpresa más agradable, qué talento y, sobre todo, que bonita la forma de ver la vida que tienes, seguro que pronto hablaré aquí de tus canciones; Iñaki García, el segundo de abordo, el que ha sabido canalizar toda la energía y el amor que Dani tenía por sus canciones y llevarlas a buen puerto, eres el culpable de muchas cosas buenas y yo me alegro tanto de haberte conocido de verdad; Dani, el que se ha arrancado el corazón, lo ha puesto encima de la mesa y lo ha convertido en un disco y una gira de 99+1 conciertos que, al menos en mí, ha dejado un recuerdo imborrable por la felicidad constante que me ha producido. ¿Qué te voy a decir que no te haya dicho ya? Queme he sentido parte de esto… y que poco más puedo añadir. Gracias también a todas las personas que me han acompañado en estos dos años, a los que se han quedado por el camino y a los que estarán cuando todo nazca de nuevo. Para bien o para mal, nada de esto habría sido igual sin vosotros. Gracias también a la persona que ha hecho posible que yo haya pasado estos dos años recorriendo España, tiene nombre y apellidos.

Fotografía: Nahuel Lerena

Ahora no hay fechas en el horizonte, al menos que incluyan conciertos, solo la resaca emocional de casi dos años llenos de alegrías,alguna pena y, sobre todo, de recuerdos que llevaremos con nosotros siempre,eso no nos los va a quitar nadie. Pasarán muchos años y, cuando echemos la vista atrás hacia este periodo no nos quedará más remedio que dibujar en nuestras bocas una sonrisa. Hemos creado un cimiento bonito, dejémoslo reposar y, cuando menos lo pensemos, estaremos construyendo más cosas. Los periodos de ‘descanso’vienen bien a todos, aunque a veces la alegría haga pensar que podríamos estar años y años viviendo lo mismo.

‘Si algo se acaba es para dejar paso a que empiecen cosas nuevas’, lo sé, lo he comprendido. Pasará un tiempo y diremos: ‘Ya estamos de nuevo en otra aventura’. Yo estoy seguro de que estaré ahí, lo he prometido, y yo nunca falto a mi palabra. Y si de algo estoy seguro es de que será mucho mejor que estos dos años. ¿Difícil? Si. ¿Imposible? Imposible no hay nada y la vida está para soñar e ir cumpliendo sueños. Gracias a todos los que habéis soñado conmigo y hecho mis sueños realidad. Gracias Dani, eres el número uno y siempre lo serás, aquí tienes mi ilusión.


Todo empezó con esta canción. Se llama ’16 añitos’. Hoy nos despedimos con ella. El videoclip lo ha hecho un genio que se llama Nahuel Lerena.


Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… una palabra que devuelva la emoción

lunes, 21 de mayo de 2012

Los discos de mi vida



Llega el verano y, probablemente, con el la falta de ideas y temas sobre los que hablar en este, mi blog. Así que se me ha ocurrido una cosa, porque a mi me gusta bastante echar la vista atrás y recordar de donde venimos y que nos ha traído aquí. Si a día de hoy escucho a Almas Mudas, 84, Dani Martín o Leiva es porque en su día escuché discos, mejores o peores, que me llevaron a este momento. Quiero hablaros de esos discos, de ‘Los discos de mi vida’.

Como podéis ver, el título lo deja bien claro. Son todos esos discos que en su día dejaron su marca bien grabada en lo que soy y seguramente en lo que somos muchos de los que nos pasamos por aquí. No son los mejores, ni mucho menos, aunque… ¿Cuáles son los mejores hablando de música? ¿Quien tiene un baremo universal que pueda medir eso? Os lo digo yo: Nadie. Son solo discos, unos cuantos, que en su día me tuvieron horas atrapado escuchándolos, discos que aun a día de hoy puedo poner –la mayoría- sin cansarme y pudiendo disfrutarlos como el primer día, ahí reside su encanto. De la mayoría podré recordar fechas, momentos, hasta el día que lo compré… No pretendo con esto más que acordarme, una vez más, de todo lo que he escuchado a lo largo de estos casi 25 años. El Canto del Loco, Pereza, Quique González, Pablo Moro y muchos más, seguro que de ellos muchos os sorprenderán y os harán gracia. A mi también, pero es que en esta vida, si hay un principio básico por el que todo el mundo se debiera regir es por el no olvidarnos nunca de que somos lo que somos por haber vivido lo que hemos vivido. Y estos discos, de los que próximamente os hablaré aquí, son los que me han hecho ser lo que soy.

Como hoy no hablo de nadie, os dejo el nuevo video de Supersubmarina, que mañana editan su segundo largo. Y claro, si yo mañana me voy a comprar ese disco es porque todos esos discos de los que voy a hablar aquí me han llevado a esta banda, entre otras muchas.



Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y... quien sabe


Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y... en un lado o en el otro

domingo, 20 de mayo de 2012

Almas Mudas: la clase zaragozana


No hay cosa que más me guste que descubrir una banda que realmente me toque algo por dentro y me dé ganas de defenderla, hablar de ella y hacer que todo el mundo conozca su música. En una industria discográfica en pleno declive y tras unos meses donde los lanzamientos muchas veces no se ajustaban a mis previsiones me veo ilusionándome con cinco chavales muy jóvenes –de mi edad- que hacen canciones juntos desde hace muchos años y se llaman Almas Mudas.

Almas Mudas no son ninguna novedad para mí, no sé cómo pero hace ya algunos años que atesoro sus maquetas en mi ordenador. Ellos entendieron desde el primer momento como iba todo esto, anticipándose a una nueva forma de entender el negocio musical: difundían por internet sus maquetas, bien grabadas y bien presentadas, y así fueron entrando poco a poco en la casa de muchas personas. Recuerdo canciones como ‘Estilo Bowie’ o ‘Jaula de fiesta’ que ahora, regrabadas, forman parte de su disco debut ‘Pura Velocidad’. Los títulos de las canciones pueden indicar de qué va todo esto: canciones pop que incitan al baile a la diversión, melodías pegadizas y actitud. Su primer disco, grabado bajo la producción de Kim Fanlo –el que hasta hace un par de años era la mitad de Nena Daconte- en los estudios Reno de Madrid, nos enseña lo que estos cinco amigos venían haciendo desde hace ya varios años, incluyendo muchas de esas canciones que pertenecían a los ‘discos’ de maquetas. Como el otro día me decía un amigo, no son de Zaragoza, son de ‘la puta escuela zaragozana’ que nos ha dado tantas alegrías en forma de canción como Amaral o Héroes del Silencio –Juan Valdivia, guitarrista de la banda, colabora en el tema ‘Mi estrella’ aportando su guitarra-.


No han sacado su primer disco en un momento fácil, y ellos lo saben mejor que nadie, pero aun así están peleándolo y uniendo fuerzas para que todo el esfuerzo volcado tenga alguna recompensa: no es raro verles en concierto compartiendo cartel con bandas amigas como 84 o Sidecars y, además, han tenido una oportunidad de oro en las últimas semanas abriendo unos cuantos conciertos de la primera gira en solitario de Leiva –comparten oficina de management- y aprovechando así la ocasión para presentar sus canciones en dicha ciudad un día antes o después del concierto con el ex-Pereza. Ahí fue donde tuve la oportunidad de verles por primera vez, cuando abrieron el concierto de Leiva en Gijón y el día anterior en Oviedo, junto a los magníficos 84, en un concierto que dejó con ganas de más a los que no les conocían. Tarea difícil la de telonear a un artista como Leiva, con seiscientas personas esperando para verle a él, y conseguir el silencio y el respeto que consiguieron los Almas Mudas en el concierto de Gijón. Pedro, David, Alberto, Simón y Miguel son Almas Mudas y vienen desde Zaragoza para quedarse, así que ve corriendo a tu tienda de discos o clicka AQUÍ para escuchar su primer disco ‘Pura velocidad’. Y si eres de Madrid, no tienes excusa, el próximo día 16 de junio en la sala Cats junto a 84 y Sidecars en el Tin Man Festival.

Para despedirnos, mi canción favorita, un autentico hit que se llama ‘Big Bang’



Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… Cruzo sin mirar



jueves, 17 de mayo de 2012

Stereotipos presentan su nuevo EP 'Olas'


Como ya dije la primera vez que hablé de ellos aquí, hace ya casi seis años que escuché por primera vez a Stereotipos en forma de maqueta que llego a mis manos –manos digitales, pues llegó en mp3- gracias a una amiga. Hoy vuelvo a hablar de los que son unos de los referentes en la música actual gallega por juventud y por ganas, pero sobre todo por talento.

En este mundo de indies y no indies Stereotipos son valientes y conscientes de la situación actual de la industria discográfica y por eso para el lanzamiento de su nuevo EP ‘Olas’ han basado su campaña de promoción en Internet. Aun así, es de agradecer que hayan reservado para esos que amamos la música sobre todas las cosas, una tirada limitada en edición física de este lanzamiento. No hay compañías discográficas ni grandes labores de promoción tras esta colección de canciones. Tampoco es un ‘larga duración’, son simplemente seis canciones escritas con vocación de llegar a la gente y emocionarles.


Tras varios cambios de formación, quedando solo Pablo –batería- y Manu –voz, guitarras y núcleo duro de la composición- y añadiendo al equipo a David Quinzán –bajo- y Fran Borrego –guitarras-, la banda gallega ha facturado un EP que gana en crudeza respecto a su anterior trabajo, más cercano al rock americano de armónica y pedal steel. En ‘Olas’ no hay tiempo para perderlo pues en los veinte minutos largos que dura no hay nada que no merezca la pena estar ahí. Más desarrollos instrumentales, más distorsión, Pablo dándole una nueva dimensión a la batería y creciendo como instrumentista y Manu cantando más desgarrado, subiendo el volumen y dejando muchas veces de querer sonar ‘bonito’ para sonar ‘directo’. Seguramente a muchos les cueste entrar en estas nuevas canciones, no son la seda de ‘200 buitres’ sino más bien la lija, pero tampoco debería extrañar a nadie pues es una evolución bastante lógica, sobre todo si nos molestamos en mirar los referentes musicales del grupo. ‘Stereotipos’, ‘200 buitres’ y ahora ‘Olas’, podrían ser perfectamente obras de artistas distintos pero que, observados en conjunto, denotan las inquietudes de un grupo que está buscando su sitio y al que no le apetece transitar por caminos muy abarrotados, al menos en lo que a música se refiere.

Si sois de esos que no se conforman con escuchar siempre lo mismo, simplemente clickad AQUÍ y llegaréis a la música de Stereotipos. Si además os gusta, el próximo 26 de mayo estarán en la sala Siroco de Madrid, 1 de junio en la sala Garufa de A Coruña, 2 de junio en la Contrabajo de Vigo, 21 de junio en Santander, 22 de junio en la Caja Negra en Oviedo y 23 de junio en el FNAC Plaza Lugo de A Coruña. Esto es solo el principio de una, esperemos, larga gira dando a conocer lo nuevo, lo menos nuevo y lo que vendrá.

Como broche, mi favorita, ‘Champán y medicinas’.


Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… el contrato en el cajón




miércoles, 16 de mayo de 2012

Vázquez @ The Class (Gijón) 12/5/2012



Hace poco hablaba aquí de Vázquez, uno de los mejores cancionistas que ha dado nuestro país en los últimos años, y como no hay mejor demostración del talento y del saber hacer de un artista que el verle en directo allá me fui, el pasado sábado 12 de mayo, a verle en la sala The Class de Gijón. Este era, además, un concierto especial pues allí presentaba por primera vez las canciones de su debut ‘Doce maneras de escapar descalzo’. El ambiente era inmejorable, en el acogedor local cerca de la playa de San Lorenzo de Gijón.

Puntualmente tarde la banda salió a escena. Es de ley decir que si Vázquez tiene canciones buenísimas, su banda las ha sabido vestir mejor que nadie, dándoles ese aroma a música americana, de esa que nunca muere, que nunca pasa de moda, que sabe a clásico… Alejandro Blanco a la batería, Ángel Miguel al bajo y Sergio García a la eléctrica son los que ya acompañaron a Vázquez en el disco y ahora están haciendo lo propio en los conciertos presentación del disco. Así empezaba la noche, tirando de clásicos ya desde el minuto cero: ‘Georgina’, uno de los temas incluidos en su anterior EP ‘Aunque lluevan sombreros’, fue la encargada de hacernos entrar en calor a los que estábamos ansiosos por escuchar sus canciones, trayéndonos a la memoria los primeros pasos que muchas veces son los más importantes. ‘Tres caladas’ fue la primera del disco en sonar en la noche del sábado, pieza delicada para abrir la tanda de canciones nuevas.  ‘Marionetas, ‘Lugares’ tema que en el disco interpreta con Daniel Merino y con el cual está haciendo conciertos conjuntos, todo ello junto a la tercer pieza del tridente, Alfredo González, y ‘Lo intentaré’ fueron sucediéndose en una noche que prometía ya desde un primer momento pasar al recuerdo. Increíble la clase de los músicos, sabiendo estar en su sitio y cuya mayor virtud es tocar lo que tienen que tocar, sin desmadres, sin alardes innecesarios, dejando respirar a las canciones y llevándolas con calma.


‘Resaca’ uno de los temas más aclamados siempre en los conciertos de Vázquez llegó pronto, con esa calma inicial, prácticamente a capela, que desemboca en ese sonido americano del que ya hablamos antes. También ‘Pasos de gigante – Taxi driver’, esa canción que como el propio Vázquez explico habla de cuando la vida te agobia tanto que lo único que te apetece es agarrar un taxi y pedirle que te lleve bien lejos. Todo esto solo fue la antesala de una de las partes más especiales del concierto, el momento en que Vázquez invitó a subir a la voz que toda Asturias se está rifando para que colabore en su disco: Helena Gil, de La M de Matilde. La canción no podía ser otra que ‘Llegaba Septiembre’, la encargada de abrir el disc y donde Helena nos da una lección de dulzura a la hora de cantar. El público no quería que ella se fuera, tampoco la banda, mucho menos Vázquez, y su sonrisa me hace suponer que ella tampoco así que Helena se quedo para acompañar en el tema ‘John Cusack’, la canción que habla de esa extraña simpatía que muchos hombres sentimos por el papel de John Cusack en la película ‘Alta fidelidad’.  Con más pena que otra cosa despedimos a Helena, pero el concierto seguía. ‘Mil kilómetros’, otro clásico del repertorio del asturiano, fue la encargada de cerrar esta primera parte del concierto.


La banda abandonó a Edu y este, acompañado de su guitarra, dio buen testimonio de que también sabe emocionar acompañado solo de ‘la seis cuerdas’. Los que estamos acostumbrados a verle en directo nos conocemos el formato al dedillo, pues Vázquez es un luchador, de los que disfruta tocando, y cuando la ocasión lo pide presenta sus canciones en un formato más sencillo. Así, desnudas, sonaron ‘Dos heridas’, tema que cierra el disco, ‘Frágil’, y ‘Dormida la ciudad’ tema escrito por Edu e incluido en el disco de su anterior banda, Los Bourbon.  Vázquez tenía un último as en la manga para esta parte acústica: era 12 de mayo y hacia tres años que Antonio Vega nos había dejado. Debería estar prohibido dar un concierto ese día y no hacer una mención al maestro, pero Vázquez fue más allá y se atrevió con ‘El sitio de mi recreo’, poniendo la piel de gallina un público emocionado.


La banda volvió al escenario para encarar la recta final: ‘Soldado raso’, que habla de las noches de barro, ‘Resucitado’ primer single del disco y ‘Socios’ el hit por excelencia de Vázquez pusieron broche a una noche que nadie de los que estaban allí podrá olvidar. Qué difícil es escuchar canciones emocionantes, qué difícil que la emoción siga ahí durante todo un concierto, qué bueno que Vázquez sí lo consiga.


Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y... corte 5

lunes, 14 de mayo de 2012

Leiva @ Sala Acapulco (Gijón) - 12/5/2012


Hacía casi dos años que Leiva no tocaba en Asturias. La última había sido en la plaza de toros de Gijón en el verano de 2010, con su compañero Rubén Pozo y dentro de la que sería la última gira de Pereza. El pasado viernes 11 de mayo Leiva volvía a la ciudad, esta vez para presentar su debut en solitario, ‘Diciembre’, y en la sala Acapulco del Casino de Asturias, un aforo más pequeño pero con todo el papel vendido desde días antes.

Almas Mudas, la banda zaragozana de la que esta semana hablaremos en este blog, fueron los encargados de calentar la noche abriendo el concierto con su powerpop que hizo saltar a toda la sala mientras esperaban a Leiva. Cumplieron con creces las expectativas y gustaron al público, difícil tarea en este tipo de conciertos.

Pasadas las once de la noche la ‘Leiband’, salió al escenario y desde el primer momento la sala se convirtió en un inmenso karaoke donde el público no dejo de cantar en ningún momento. ‘Hoy no voy a ser quien quieres…’ fue la primera frase de ‘Nunca nadie’, tema presentación de ‘Diciembre’, y que sirvió para abrir el concierto, desde la cual el público no abandonó al artista en ningún momento. Siguieron ‘Penalties’, ‘Éxtasis’ y ‘Todo lo que tu quieras’, todas ellas del disco en solitario de Leiva, en un concierto que daría pocas concesiones al repertorio de Pereza. Leiva confía en sus canciones y así lo demuestra a la hora de armar el repertorio de sus conciertos, siendo también el público partícipe y generador de esa confianza, conociendo los nuevos temas y convirtiéndolos en clásicos.  Fue ‘Animales’ la primera de estas concesiones al repertorio de clásicos de Pereza y las 600 personas que abarrotaban la sala se dejaron la voz.


Aunque también de Pereza, ‘Superviviente’ no fue tan coreada pues pertenece a un disco menos conocido de Pereza, ‘Rarezas’, que estaba incluido en aquel maravilloso DVD en directo ‘Barcelona’. La canción que Leiva compuso a los diecisiete años ganó respecto a la versión inicial, como hicieron casi todas las canciones con esta nueva banda y con el toque de los metales, que sutilmente acompañaron a todos los temas del directo. En este tema Leiva agarró la armónica para acompañar la parte final de la canción, marcando una vez más ese tinte americano que cada vez empapa más la música del madrileño. Tocaba seguir repasando su último disco con ‘Las cuentas’, uno de los mejores cortes del mismo, ‘Miedo’ que ya es el segundo single del disco y ‘Aunque sea un rato’ canción que Leiva ha declarado en la promo del disco como una de sus favoritas. ‘Como lo tienes tú’ nos volvió a acercar al año 2005, año en que explotó el boom Pereza con el disco que la incluía, ‘Animales’.

Ferviente admirador de Joaquín Sabina, Leiva le echó valor para interpretar ‘El caso de la rubia platino’, tema que Pereza ya había grabado en aquel EP homenaje de las bandas de rock españolas llamado ’Mamá quiero ser una rocanrol star’. El público, bien educado en nuestra cultura musical, cantó el tema de Sabina como se merecía. ‘Sudando la tristeza’, tema compuesto a medias con Quique González y con un maravilloso solo de trompeta de Pachequín, ‘Vis a vis’ fuertemente coreada por el público, que hizo prácticamente imposible cantar a Leiva, dejando este de cantar la primera parte de la canción para que fuese el foso quien le pusiera corazón y voz. ‘Telediario’ y ‘92’ entre las que intercaló una dedicatoria a Manolo Preciado, ex técnico del Sporting de Gijón, dieron paso a ‘Ya no tengo problemas’ de Sidecars, banda de Juancho –hermano de Leiva y guitarrista de la Leiband- donde Leiva tuvo la oportunidad de presentar a la efectiva y numerosa banda que lleva de gira: Cesar Pop, su mano derecha, a los teclados, acordeón, guitarras acústicas y coros, Rober, batería que acompaña a Leiva desde hace muchos años, Manolo Mejías al bajo, Juancho a la guitarra eléctrica, Luismi Romero a la percusión y el color de la banda aportado por los vientos de Tuli y Pachequín. Prácticamente la misma formación que acompañó a Pereza las últimas dos giras, añadiendo a Pachequín a la trompeta y cambiando a Rubén por Juancho. Aun había tiempo para cerrar la primera parte del concierto con ‘Super hermanas’ incluida en el disco ‘Aproximaciones’.


Después de ser aclamado con el habitual ‘otra, otra’, la Leiband volvió al escenario para dejarse la piel en las últimas tres canciones: ‘Amelie’, ‘Eme’ y ‘Lady Madrid’ que cerró gloriosamente el concierto llevando al público al éxtasis tras casi dos horas de show. Sonaba ‘Stay with me’ de Rod Stewart cuando se encendieron las luces y la banda saludó al respetable. Repertorio coherente y valiente, dejando de lado el repertorio de Pereza –con apenas un tema de cada uno de los último discos de la banda- y apoyándose en el disco nuevo. No hubo problemas, el público estaba esperando las nuevas canciones y eso es sinónimo de que todo va bien y de que hay interés por esta nueva etapa. Esperemos que la suerte acompañe al madrileño, para mí uno de los más importantes artistas de su generación y que aun puede ofrecer mucho en esta nueva etapa que comenzaba a principios de año. Cuidado también con la banda que le acompaña, mucha clase y compenetración, se les notan los kilómetros compartidos y las horas juntos, son ocho amigos tocando canciones.

Me apetece que si alguien aun no ha ido a ningún concierto escuche esta versión de ‘Como lo tienes tú’. Una canción que ya es un clásico y que sonaba así en Gijón el pasado viernes.


Sin más... me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… los que aman sin poder amar

sábado, 12 de mayo de 2012

Cuando un rockero se va...



Si me pongo a escribir seguramente salga algo bonito, algo que emocione, pero nada me emocionará tanto a mí, y espero que a vosotros, como lo que escribí apenas 10 minutos después de enterarme de la triste noticia de la que hoy hace tres años. Aun asustado y sin creerme que hubiera pasado eso, el día que se fue Antonio Vega, yo escribí esto y no hay nada que represente mejor lo que yo sentí aquel día.

''Cuando un rockero se va, y entiendo rockero por aquella persona que dedica su vida a hacer canciones y a presentarlas en directo, todo es un poco mas triste.

Tengo 21 años y nunca se me había ido nadie a quien admirase al margen de la gente de mi familia, nunca había sentido una pérdida de alguien tan distante en muchas cosas a mi como algo tan mio. Cuando un rockero se va tenemos la suerte de que no nos deja solos, de que sus canciones y los recuerdos siempre van a estar al lado.

Nunca olvidare los 3 conciertos en los que pude ver a Antonio Vega, ya mayor no por los años si no por la vida que a veces hace estragos, y tampoco olvidare los momentos que pase escuchando sus canciones, su voz, que aun en ese cuerpo tan ajado seguía saliendo perfecta, quizás mas tímida que años antes pero sin perder la magia que siempre tuvo.

Allá donde estés Antonio, espero que estés con tu Marga, que pasen millones de noches a su lado y no solo 3000, nosotros nos quedamos con la chica de ayer, o estudiando la anatomía de una ola, o bebiendo el elixir de juventud...

Descanse en paz.''

Esta semana sale a la venta el disco ‘Antes de haber nacido’, un buen recuerdo de lo que fueron los últimos conciertos de un genio, en una edición bien cuidada y pensada, que hace honor a lo importante que era para muchos la música de Antonio. Pero no desaniméis, lo dice bien claro el texto, aun tenemos sus canciones y eso no lo puede decir cualquiera. 

Para despedirnos, una de mis canciones favoritas…

 

 Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… ella es mujer, niña, es mi chica.

martes, 1 de mayo de 2012

Los monstruos de Ana López



 Hace un par de años se dio en España el boom de las cantantes femeninas con cierta tendencia folk, dos de sus abanderadas fueron Russian Red y Anni B Sweet, entre las que todos encontramos bastantes similitudes: jóvenes, guapas, talentosas y cada una con un disco debajo del brazo producido por la misma persona, Brian Hunt. El primer recuerdo que tengo de Anni B Sweet, Ana López, es una foto de ella en una terraza con la guitarra sobre las piernas. Algo de aquella foto me dejo prendado, no todas las veces que escuchamos un disco lo hacemos por las mismas razones y, sin duda, una de las mías para empezar a escuchar ‘Start, Restar, Undo’, primer disco de la malagueña, fue aquella foto. Desde aquella foto al día de hoy han pasado más de dos años y bastantes conciertos en varios formatos, desde lo íntimo de la acústica y la voz a la potencia de su banda. Si hoy hablo aquí de la que muchos saben que es mi niña bonita en la música es porque Anni B Sweet acaba de lanzar al mercado su segundo disco, ‘Oh Monsters!’, el paso adelante lógico de una cantante con muchas cosas que decir.




Cuando escuchas el disco, conociendo bien lo que Anni había hecho hasta el momento, te das cuenta de que ha vivido muchas cosas, musicalmente hablando, desde que saliera aquel primer disco. Ha experimentado lo que es tener una banda propia, hacer que sus canciones suenen interpretadas por alguien más que ella y su guitarra, ha compartido escenario con lo más granado del indie patrio y ha colaborado con los mexicanos Zoé o con Sidonie en la preciosa versión del ‘Se dejaba llevar’ del disco tributo a Antonio Vega. También ahora ha elegido con quien y de que forma hacer el disco, privilegios que te da el haber hecho una gira de tres años, incluso fuera del terrirotio español. También creo que estos tres años más –cuidado con su edad, esta a punto de cumplir 25 años- le han servido para escuchar más música y ser consciente de adonde quiere ir realmente con su historia. Es por eso que en ‘Oh Monsters!’ Anni abandona el carácter acústico de su primer largo para sonar como una banda, eléctrica en ristre muchas veces, y hacer un disco distinto a lo que veníamos escuchando pero que indica una evolución coherente.

La desnudez de su primer disco solo se deja ver en ‘Locked in verses’, siendo este uno de los más acertados del disco y de los que consigue emocionar en la primera escucha. Aun así, lo que sigue siendo una muestra de sinceridad y verdad son sus letras, donde apela muchas veces a la melancolía, como en el ‘At home’ que abre el disco y esa preciosa frase ‘They were honest…’ que habla precisamente de sus canciones. El paso del tiempo en ‘Getting older’ o las ya conocidas en la última etapa de su gira anterior como ‘Catastrophe of love’ o ‘The closer’ donde juega con las programaciones, elemento importante en este disco. Suena como un cañón la distinta ‘Ridiculous games 2060’, que seguramente ganará enteros en el directo con banda. Uno de los momentos más brillantes del disco es ese final de ‘Monsters’, con esos vientos cerrando una canción que empieza abajo para terminar con este precioso pasaje instrumental. Épico también el final de ‘Gone if I close my eyes’, y es que en este disco apreciamos colores e instrumentos nuevos en la música de Anni, en una acertada producción entre la propia Ana, Ángel Lujan y el integrante de Vetusta Morla, Guillermo Galván. Un disco que lleva a esta joven artista a transitar por caminos nuevos y donde generalmente acierta, con esa particular forma de cantar y esa melancolía siempre presente en sus canciones.


¿El siguiente paso? Probar con el castellano, aunque creo que hay algo preparado por ahí, y mostrar de una vez toda su verdad en la lengua con la que todo entenderemos mejor lo que dice. Mientras, seguiremos enamorándonos con ella y pensando en que, algún día, quizás nos escriba alguna canción a nosotros. Tontos soñadores…

Para escuchar, la canción que une los dos discos y la que ayer por la tarde me hizo emocionarme mientras que esperaba para cruzar un semáforo. Escuchadla, pero no hagáis nada más, solo escuchadla…


Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… iglesia