lunes, 2 de abril de 2012

Xoel López sin armadura.


Hace unos cuatro años, Xoel López o lo que por aquel entonces era lo mismo, Deluxe, estaba en lo más alto de su carrera al menos en lo relativo a hacer buenos discos, haber formado una banda estable y que sonaba como un tiro y también en cuanto a reconocimiento del público. Recuerdo que en aquella época le vi un par de veces en directo con una banda formada por Loza –el que para mí es el mejor batería del rock español, batería de Los Coronas-, Iván González –bajista de Amaral actualmente-, Tuli y Pacheco –metales, actualmente de gira con Leiva- y, sobre todo, Juan de Dios Martin, su mano derecha y del que últimamente se ha hablado mucho por ser el productor, entre otros, de lo último de Stereotipos, Vikxie o Rubén Pozo. Como podéis ver estaba con músicos de primera división y aquello sonaba como una locomotora, era una locura cada concierto que daba aquella banda: tenían buenas canciones y sabían cómo sonar como una banda, cosa que a veces es muy difícil y no todos lo consiguen. Acababan de llenar La Riviera en Madrid, estaban haciendo gira por toda España y además Xoel estaba escribiendo sus mejores canciones. El jarro de agua fría vino una vez terminada esa gira, cuando Xoel anuncio sus planes inmediatos: ‘Me voy a vivir a Sudamérica, Deluxe desaparece. Voy a estar un tiempo sin grabar discos’.


Desde aquella triste noticia han pasado más de cuatro años en los que Xoel, ya despojado de la armadura de Deluxe y tras haber publicado un disco con su proyecto paralelo Lovely Luna, se pasó este tiempo con su residencia fijada en Buenos Aires, dejándose empapar por una forma distinta de hacer música. Durante este tiempo inició ‘La caravana americana’, haciendo un tour con varios músicos sudamericanos que en España tuvo escasa repercusión. Y ahora aquí esta, otra vez, con ganas de volver a hacerse un hueco (¿acaso alguien ha conseguido llenar el que el ha dejado?) en su país, y lo hace con un disco debajo del brazo ‘Atlántico’, que nos traslada a ese mar que separa la tierra que le vio nacer y la que ha sido su casa durante los últimos años. Se publica el próximo 17 de abril y la carta de presentación del mismo lleva por nombre ‘Tierra’ y para mí ha sido un alivio volver a escuchar algo nuevo de Xoel. Y, sobre todo, ha sido un alivio el volver a encontrarme con sus canciones, con su manera de cantar y contar las cosas. No sé hasta qué punto se habrá dejado influir por la música sudamericana en esta nueva etapa ‘en solitario, pero yo el día 17 de abril estaré ahí para escuchar atentamente todo lo que Xoel tenga que decirnos. Recuerdo días y días escuchando, sobre todo, sus dos últimos discos como Deluxe ‘Reconstrucción’ y ‘Fin de un viaje infinito’, y aunque todo este tiempo su ausencia se haya hecho notar somos muchos los que estamos esperando ese disco como agua de mayor –o de abril, en este caso-.

Por si algún despistado aun no sabe de que hablo cuando digo Xoel Lopez que escuche los dos discos que nombré antes. Si ya sabes que Xoel es uno de los mejores escritores de canciones que tenemos la suerte de tener por aquí cerca, disfruta conmigo esta cancion.



Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… simples hombres solitarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario