lunes, 30 de abril de 2012

Xoel López y las dos caras del Atlántico.


Hace unas semanas hablaba aquí de ‘Tierra’ el primer single del nuevo disco de Xoel López, anteriormente conocido como Deluxe, y de cómo yo llegué a su música y lo que ella significa para mí. Ahora, con ‘Atlántico’ en las manos desde hace un par de semanas, me apetece hablar de este disco y contaros lo que me ha parecido.

El primer gran acierto ha sido desprenderse del apodo ‘Deluxe’ si lo que de verdad quería era hacer un disco como este. Porque lo primero que pensamos es que, aunque con una voz inconfundible y una forma de contar las historias tan buena como siempre, ‘Atlántico’ abandona por completo la electricidad de su anterior proyecto y apuesta por la desnudez de las canciones, reducirlas a lo básico para conseguir emocionar. ‘Deluxe’ era un tren que iba a toda máquina, con la batería de Lozano siempre sonando fuerte, con las eléctricas bien presentes, mientras que ‘Atlántico’ es la calma del destino, del saberse tranquilo con lo que uno ha logrado y asumir que ahí radica la belleza de la nueva etapa. El álbum apuesta por nuevos colores, por una forma de afrontar las canciones más reposada, dejando que el silencio y la calma ganen la batalla a la distorsión y los baquetazos, que aquí se sustituyen por percusiones, clara influencia de los años que Xoel ha pasado viviendo en Sudamérica.


Y es que si por algo se caracteriza la nueva tanda de canciones del gallego es por el haberse dejado afectar por lo que ha escuchado y vivido estos últimos años. ¿Se fue a Argentina porque sabía lo que iba a encontrar y quería que eso le influyera o fue el contraste de una cultura distinta y una manera, también distinta, de afrontar las canciones lo que ha hecho este disco así? Este poso del otro lado del charco no solo se nota en la producción, labor llevada a cabo por su mano derecha, Juan de Dios, y por el propio Xoel, sino también en las letras y en lo que las canciones cuentan. ‘Atlántico’ es el disco de un emigrante en la década de los 2000, de una persona que se va fuera de su país, de su casa, de lo suyo, para encontrar nuevas formas de expresión y para encontrarse a sí mismo.  Preciosa la oda a Buenos Aires en la canción del mismo título, la desnudez de canciones como ‘La boca del volcán’ acompañado únicamente por un cuatro, la canción de soledad que es ‘Postal de Nueva York’ que nos traslada a la ciudad de los rascacielos, ‘Amor descafeinado’ que salvando las distancias es la que más me recuerda a la etapa anterior. ‘Atlántico’ es un disco que habla de encontrar y sobre todo de encontrarse, como dice en ‘La gran montaña’ Xoel se dio cuenta de que en realidad había llegado a casa, a una nueva casa, y es que después de este disco, de este proceso, de estos años fuera, seguro que Xoel divide su corazón entre más vivencias, más personas y más música y, aun así, se sigue sintiendo ‘Hombre de ninguna parte’.

Es este último tema el que me apetece que escuchéis porque creo que es el que mejor define el disco, tanto a nivel de sonido y producción como de composición. La continua referencia al océano que separa dos hogares, el Atlántico visto desde las dos caras de la moneda…


Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… 1029


domingo, 29 de abril de 2012

De esto hablo cuando hablo de correr: Mi primera media maratón



Hoy hace justo cinco meses, el pasado 29 de noviembre, que Javu (Javier Ordieres, @javutty) me escribió un tweet que ponía ‘Que haces por la tarde?’, cuando le dije ‘nada, por qué?’, el me respondió ‘correr’. Así empecé a hacer algo que cualquiera que haya compartido conmigo un ratito de los últimos cinco meses, bien sea en persona, bien por el cibermundo, ha tenido que aguantarme. No todos los días encuentras un ‘lugar’ donde te sientes bien y del que te apetece hablar, del que te sientes en la necesidad de contagiar a todo aquel que tengas a tu lado. Hoy voy a dar aquí, en mi espacio, mi propia versión del ‘De qué hablo cuando hablo de correr’.


Si no hubiese sido por mi amigo Javu quizás nunca hubiese dado el primer paso, el más importante, el salir a correr un día por la tarde cuando lo suyo hubiese sido quedarse en casa viendo la televisión o durmiendo la siesta. Desde aquel día comenzó un cambio importante en mi vida: había algo más en lo que pensar, correr ya formaba parte de mi día a día. De una forma muy humilde y con la pretensión del que corre por hacer algo, poco a poco vi que iba consiguiendo cosas que a mí me hacían ilusión. Corrí mi primera carrera con Javu el día 23 de diciembre, cinco mil metros en Oviedo. Ocho días después mi amigo Torre me acompañó en mi primera San Silvestre, seis kilómetros recorriendo el centro de mi ciudad, Gijón. Cuando comenzó 2012 tenía claro que, aunque solo llevara un mes corriendo, quería seguir haciéndolo y poniéndome retos. Decidí comenzar una dieta que a día de hoy me ha llevado a perder quince kilos. Imaginaos lo que supone esa pérdida de peso para mis rodillas, que ya no los sufren, y sobre todo para mí, que me encuentro mejor, más sano.


Fue Javu el que me fue llevando de la mano para conseguir nuevos objetivos. Un sábado por la mañana salimos a correr y terminamos haciendo 10 kilómetros, algo para mi impensable solo unas semanas antes. Casi una hora corriendo, no me lo podía creer. Recuerdo perfectamente el momento en que paré el contador del teléfono –mi acompañante oficial, el que me dice la distancia y el tiempo recorridos- y vi aquel ‘10’ allí escrito, para mí era un hito. Así fui poco a poco mejorando pero había una cuenta atrás, Javu se iba a cumplir un sueño junto a su novia Paula, se iban a vivir a Londres y yo, además de ‘perder’ un amigo, al menos en lo relativo a hacer planes juntos, perdía un compañero de deporte. Así que mientras yo veía que iba encontrándome mejor, que podía correr ya diez kilómetros sin grandes dificultades, Javu me puso un último reto ‘Ven a correr conmigo dieciocho kilómetros’. He de admitir que la primera vez me cagué encima y me rajé. Le escribí un mensaje el día antes ‘Javu, que no puedo ir’. Estaba acojonado, no me creía capaz de hacerlo. Por suerte, tres días antes de que Javu se fuera, me atreví y salimos a hacer esos dieciocho kilómetros. Aquel día, cuando lo conseguí, lo recuerdo como uno de los momentos más bonitos de toda esta etapa. Casi una media maratón, casi dos horas corriendo. Sin duda sentía que estaba haciendo algo bien. Así que aquel día tomé una decisión que es la que nos lleva al final de este relato: correr mi primera media maratón.


Para quien no lo sepa, una media maratón son 21097 metros, para mi supondría más de dos horas corriendo. Mi única pretensión en esta media maratón, la segunda celebrada en Gijón, era terminar. Me había pasado muchos días entrenando, haciendo tiradas largas y entrenamientos casi diarios, y hace dos semanas hice 21 kilómetros ‘de prueba’. Era posible, solo faltaba repetir la hazaña junto a otras 1800 personas y con un dorsal en el pecho. Los días antes a la carrera me puse muy nervioso, llegando a tener fiebre y malestar general del puro nervio que me corría por dentro. Aun así, no cesé en mi objetivo y tuve claro que ‘la gloria’ pasaba por correr el sábado los más de 21 kilómetros que separaban la salida de la meta. Y lo conseguí. El día no acompañaba lo mas mínimo, lloviendo a mares, y mi compañero de las grandes hazañas no estaba conmigo para vivirla, al menos físicamente. Porque lo llevé en la cabeza durante todo el recorrido. Hoy, solo 24 horas después de haberlo hecho y aun con esa sensación de ser invencible, me emociono al recordar todo lo vivido ayer. Muchos no lo entenderéis, también sé que muchos de vosotros corréis y sabréis de lo que hablo. Cada paso dado ayer durante las dos horas, siete minutos y cuarenta y siete segundos que fue mi tiempo oficial, me hizo sentir feliz y realizado. Me hizo sentir que estaba cumpliendo un sueño y no creo que haya razón más bonita para hacer algo que la de estar cumpliendo un sueño. Fue precioso recorrer las calles de mi Gijón, acompañado por espontáneos que iban y venían en la carrera, por los ánimos de la gente, por los forofos celebrando los goles del Sporting, por toda la gente que se acercó a verme…


Gracias a todos los que habéis aguantado mis continuas conversaciones sobre el tema, sobre todo una persona que me ha escuchado más de la cuenta, al igual que como en todas las cosas de la vida, la misma que ayer vio como hacia los últimos kilómetros de mi sueño. No voy a ir de predicador diciendo que salgáis a correr, eso es una decisión de cada uno, simplemente os digo que os ilusionéis con las cosas que hagáis, que os pongáis metas, que las cumpláis y que las peleéis. Puede ser correr, montar a caballo, aprender a tocar la guitarra, aprender un idioma… Lo que sea mientras le pongáis piel al asunto. Yo he tenido varios sueños relacionados con correr y los he cumplido todos. Sin duda me voy a ir poniendo más metas según vaya pasando el tiempo, pero tengo una que por magnitud y distancia en el tiempo va a estar en mi cabeza durante varios meses y además esa meta la voy a cruzar con mi amigo Javu, como me gusta hacer las cosas en esto de correr. El año que viene correremos juntos la maratón de Londres. ¿Cómo te quedas? Yo solo te digo que ya estoy nervioso…

Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… 1029

jueves, 26 de abril de 2012

Vázquez y sus doce maneras de escapar descalzo.


En los casi seis años que llevo hablando de musica, tanto aquí como en fotolog anteriormente, pocas veces he escrito sobre un disco que me toque tan de cerca, que haya visto crecer desde que no era más que un idea en una cabeza de una persona y que me haga tanta ilusión tener entre las manos. Hablo de ‘Doce maneras de escapar descalzo’, el debut en solitario de Vázquez.

Conocí a Edu Vázquez hace un par de años y una forma de entender la música similar –que no los gustos, aunque muchos también- nos llevaron a entablar amistad. En el verano de 2010 –precisamente del que hablé en la entrada anterior de este blog- asistí a todos los conciertos que Vázquez dio. Bares, sitios más grandes, carpas, al aire libre…Todo valía para escuchar las canciones que Edu había compuesto tras otros proyectos como ‘Tucson’ o ‘Los Bourbon’. Sentía verdadera necesidad de escuchar esos temas que, para mí, en aquel momento y ahora, son de lo mejor que se ha escrito en España en los últimos años. Vázquez habla en sus canciones de amores que ya no están, de los que vienen para hacerte la vida más fácil y crear un hogar, de las noches de barro en bares que ya no son ni la sombra de lo que fueron, de la playa de Gijón y de los trenes que a veces hay que dejar pasar para coger otros que vienen justo después… Esta necesidad de tener sus canciones en un disco, bien editado y grabado, fue lo que nos llevó a formar un proyecto de nombre el noveno mes del año y que, aunque finalmente no se llevó a cabo y nos costó algún septiembre de distancia, sé que fue lo que dio el primer empujón al disco que hoy tenemos en nuestras manos y por eso y por muchas cosas más siento este disco muy mío.



Vázquez siempre tuvo las cosas muy claras sobre su disco: sabía como quería grabarlo, con quien y de que forma. Por eso eligió a lo mejorcito del rock asturiano como banda. Angel Miguel al bajo, Alejandro Blanco a la batería y su guitarrista de confianza, Sergio García a las seis cuerdas. Todo ello aderezado por las mejores colaboraciones posibles, que no son otras que las de amigos como Daniel Merino, que pone coros y guitarras en el disco, además de voz en ‘Lugares’, Alfredo González, Pablo Bertrand, Hector Braga o la preciosa voz de Helena Gil de ‘La M de Matilde’ que pone su dulzura en ‘Llegaba septiembre’ y ‘John Cusack’. Grabado y producido por Alvaro Barcena –musico y productor, entre otros, de Pablo Moro- en los Estudios Eclipse de Oviedo y editado por Algamar Producciones con todo el cariño que se puede poner a un disco. A todos os gustará el cuidado arte del disco, fotos y diseño, que han corrido a cargo de los talentosos Colectivo Craken -no dudéis en hablar con ellos para cualquier proyecto audiovisual que necesitéis-.

Vázquez se ha despojado de su nombre para evitar comparaciones absurdas. No estamos ante un cantautor más, Vázquez bebe de la música americana y su disco sabe a todo eso que el ha escuchado: Ray Lamontagne, Wilco, Jayhawks… Su poso es el de un escritor de canciones, un trovador que cuenta historias, lo que en USA han acertado a llamar un ‘songwritter’, que creo es la definición que mejor de ajusta a las doce canciones que podemos escuchar en el debut de Vázquez en solitario. No hay mayor pretensión que la de contar y emocionar, que la de ser escuchado y cuidar hasta el más mínimo detalle de su música, que para eso es suya. En esta epoca de ‘emepetreses’ y ‘espotifais’ Vázquez aboga por lo tradicional, por agarrar su disco, ponerlo a sonar en el equipo de tu casa y dejarte querer acompañado de un buen vino para que el camino se haga más llevadero. La canción elegida para presentar el disco ha sido 'Resucitado', pero cualquiera de los otros once singles podría darnos una idea de todo lo que vamos a encontrar, desde la añoranza de 'Llegaba Septiembre' a los canciones de rock más clásico como 'Socios' o 'Marionetas'. Del intimismo de 'Dos heridas' a la clase de 'Marionetas'. Sin olvidar ese guiño a los enamorados de la película 'Alta fidelidad' que es John Cusack. Las canciones de Vázquez no te dejarán indiferente pues hablan de lo que él, tú y yo vivimos cada día. No hay mas truco que el de la propia vida.

 

Para todos aquellos que no os fiéis de lo que aquí os cuento que si pincháis AQUÍ os llevará a Spotify y  podréis escuchar su disco. Doce verdades de una voz que busca su sitio en este loco mundo de los contadores de historias ‘guitarra en hombro’. Mientras esperáis a que llegue a vuestra ciudad podéis seguir sus andanzas en Facebook y Twitter
.Y para muestra, un botón, por si alguien no sabe de qué va la música de Vázquez este tema, Socios, le indicará por dónde van los tiros.
 

 Si queréis compraros el disco, aquí van los puntos de venta donde se puede adquirir:
* Libreria Paradiso C/ La Merced, 28 GIJÓN
* Musical Principado C/ Principado, 9 OVIEDO
* Café Lord Byron c/ Palacio Valdés, 1 AVILÉS
Además podéis pedir el disco contrareembolso en la siguiente dirección pedidos@algamarproducciones.com 10 € (+ 6€ de gastos de envio)
En unos días se podrá adquirir en esta misma dirección a través de PayPal.

Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… se te olvidó

martes, 24 de abril de 2012

Preciados dice 'hasta siempre'




En el verano de 2010 terminé la carrera, después de cuatro años, por lo que además de celebrar la victoria de España en el mundial de Sudáfrica pocas cosas más hice. Si por algo recuerdo ese verano es por la cantidad de conciertos y discos que escuché, no tenía nada mejor que hacer que escuchar, escuchar y escuchar… Y sobre todo pasármelo bien, que para eso tenía todo una vida por planear a la vuelta de la esquina, la cual después de dos años aun no tengo muy claro adonde me lleva, y por eso recuerdo con especial cariño todo lo que me pasó ese verano. Una de esas sorpresas musicales tan agradables llegó cuando la luz del verano empieza a ser naranja y los días empiezan a ser más cortos, septiembre me trajo el disco de la banda madrileña Preciados.

Recuerdo perfectamente el momento en que vi el disco, era el día que salía y yo por alguna razón estaba de buena mañana en FNAC. Nunca había escuchado ninguna canción de estos cuatro chavales, mi única credencial era saber que su disco había sido grabado en los estudios Montepríncipe de Madrid, bajo la producción de Fernando Montesinos. Los mismos estudios que durante ese verano acogieron la grabación de ‘Pequeño’ de Dani Martin. Ni siquiera había escuchado ‘Otra oportunidad’ que era la canción oficial de la vuelta ciclista a España de ese mismo año. Yo me esperaba otro disco de pop al uso, como otros tantos que siguen la estela marcada por bandas como El Canto del Loco o Pereza. Pero no, lo que ofrecía Preciados poco tenía que ver con una banda de pop al uso y, rebosando juventud, habían facturado un disco lleno de grandes canciones, que entraba a la primera y que, sobre todo, se alejaba de los cánones establecidos en lo que al rock patrio se esperaba. Me sonaban a La Frontera, a americano, a guitarra acústica… El disco de Preciados me acompañó durante muchas horas esos meses y algún que otro kilometro hicimos juntos.




Pocos meses después, en un concierto de Dani Martín, Preciados subieron a cantar con él y yo pude hablar con Miguel y Sergio, los dos cantantes de la banda. Les sorprendió gratamente que yo me hubiese comprado el disco, más viviendo en Asturias y además el mismo día que salió. No pude más que remitirme a esas pequeñas intuiciones que te da la vida y que siempre hay que seguir. Esa noche cantaron en Rivas-Vaciamadrid la canción ‘Puede ser’ junto a Dani Martín y los Valientes de la Pandilla.

Hoy, de buena mañana, me entero de que Preciados ya no va a existir más como banda. Sergio Rojas abandona el proyecto que no hace tanto inició junto a sus compañeros y los otros tres deciden que sin uno de los miembros no merece la pena continuar con el nombre. No conozco a la banda, de hecho hacia ya un tiempo que no oía hablar de ellos, pero me entristece la noticia más que por lo que ya ha pasado, por la sensación de que aun tenían mucho tiempo de hacer algo grande. Y sin duda lo tienen, pero al menos no bajo el nombre que les dio a conocer. Por lo pronto podemos ver a Miguel acompañando en gira a Rubén Pozo, lo demás ya se verá.

Nunca es bonito que una banda se separe porque con ello mueren muchas ilusiones y se rompen algunos lazos que después es imposible volver a unir. Preciados ha dicho adiós esta mañana y lo han hecho con este video… ¡Que vivan los Preciados!


Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… Hasta siempre

miércoles, 11 de abril de 2012

Maneras de decir adiós (Todo tan deprisa)

Como buen amante de la película ‘Alta fidelidad’ de John Cusack, me encanta hacer listas, así que aquí va está llena de canciones tristes para todos aquellos que creemos que esas canciones tienen un aura especial y que pueden ser escuchadas no solo en momentos malos si no en el más maravilloso de tus días. Son 24 temas y si clickáis AQUÍ también las podéis escuchar en Spotify.

1. Quique González – Nos invaden los rusos
¿Cómo voy a olvidar todo lo que hiciste por mí?¿Cómo tan deprisa?



2. Casa Rusa – Su forma de bailar
‘Ahora que tú ya no estás vuelvo solo a aquel sitio, te juro que no parece el mismo lugar’



3. Leiva (Pereza) – Las Cuentas
‘Ya no nos saca nadie a hombros’



4. Los Madison – Compas de espera
‘La pena fue habernos despedido, habernos despedido fue una pena’



5. Fabula – Parte de mi
‘Perdona si algún día por estúpido quizás pudiera hacerte daño, porque solo con mirarte me haces respirar’



6. Amaral – Cuando Suba La Marea
‘Y comernos el mundo… Vaya ilusos’



7. Los Rodriguez – Todavia Una Cancion De Amor
‘Que no salgo a buscarte porque sé que corro el riesgo de encontrarte’



8. M-Clan – Las palabras que me dijiste
‘Decían que éramos un barco tan imposible de hundir’



9. Nacho Vegas – Crujidos
‘Me mudaré a otro sitio, me iré de esta ciudad, pero ahora es de mí mismo de donde me quiero escapar’



10. Extremoduro – Si te vas...
‘La realidad que necesito se ha ido detrás de ese culito’



11. Rubén Pozo – Ozono
‘No tengo nada entre manos, tan sólo el suelo que piso y un verso desordenado que de pronto encuentra su sitio.’



12. Lùna Pop – Algo Grande
‘Se ha quedado algo grande entre tú y yo que no podrás cambiar jamás’




13. Andrés Calamaro – Crímenes Perfectos
‘La moneda cayó por el lado de la soledad’



14. Sidecars – Mundo Fragil
‘Ya no sabes lo que es ni cómo llamarlo’



15. Quique Gonzalez – Rompeolas
‘Y ahora ya no puedo prestarte mis alas, ni subirte la falda, ni cogerte con vicio’



16. Fito y Fitipaldis – Catorce vidas son dos gatos
‘Yo buscaba el cielo en tu mirada. Y nunca sabré lo que encontraste tú’



17. Joaquín Sabina – Nos Sobran Los Motivos
‘Este nunca no esconde un ojalá’



18. La Fuga – Madrid (Acústico)
‘Ya me acostumbré a vivir así, dándole trabajo al corazón’



19. Deluxe – Adiós Corazón
‘Ahora que tus costumbres eran ya las mías y me estaba haciendo a tus pocas palabras de amor’



20. The Zodiacs – Mirada negra
‘Todo se terminó, es hora de decir adiós’



21. El Canto Del Loco – Te Recuerdo
‘Te recuerdo porque fuiste y has sido la chispa que me ha hecho vivir’



22. Sidonie – El Adios
‘Como un par de necios disfrutamos del incendio sin saber que acaba en cenizas’



23. Miss Caffeina – N=1
‘Vamos a jugar a esperar a ver quién deja antes de llamar’



24. Zahara – Con Las Ganas
‘Me moriré de ganas de decirte que te voy a echar de menos’



Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… …

martes, 3 de abril de 2012

El invierno de la mano de Helena Gil


Hace algo más de un año en pleno boom de un movimiento musical increíble en Asturias, nació un grupo con vocación de hacer algo distinto a lo que ofrecían muchos de los que hasta el momento ya habían publicado sus canciones. Ellos eran The Magic Room y su voz era la de Helena Gil. De aquel grupo salieron varias canciones que me apena mucho no poder tener, sobre todo una llamada Jerry (probad a buscar en Youtube, quizás esté), ya que el primer trabajo de The Magic Room nunca llegó a ver la luz y yo me enteré de camino a un directo de la banda. Curiosa manera.

Si algo bueno tuvo esa separación es que Helena no se rindió y agarró su guitarra para, esta vez, cantar al mundo en castellano en lugar de en inglés que es como venia haciéndolo con su anterior grupo. Helena describió este proyecto como ‘una voz que busca ser escuchada’, estoy seguro de que no se refería solo a las canciones. Esta nueva aventura pasó a llamarse ‘La M de Matilde’ y hace pocas semanas por fin pudimos escuchar su primer EP llamado ‘Los días de invierno’. Y es que es ahí, a la soledad del invierno y al frio donde nos llevan las canciones de Helena con su voz delicada pero sin perder fuerza. Personal, eso sí, porque aquí Helena no ha tenido que escuchar a nadie más que a lo que su puño y letra le iban dictando, que ya es bastante, aunque no por ello no se ha buscado buenos y fieles compañeros de viaje. El primero, y más importante, es Mario Viñuela. Digo el más importante porque además de acompañar a Helena en los directos ha sido músico, productor y arreglista y también ha actuado como el bastón que Helena necesitaba para dar forma a estas primeras composiciones ‘en solitario’. También Alejandro Blanco ha puesto su granito de arena en el disco con su sabiduría a las baquetas y Javier de Coupaud al bajo ha hecho lo propio en el disco. También excepcional el trabajo de chelo y violín, dando clase a la obra, con Julia Martínez-Lombó y María Merayo respectivamente.


‘Los días de invierno’ es la primera ficha que Helena ha movido con ‘La M de Matilde’ y el trabajo le ha salido redondo. Un EP, si es bueno, siempre te deja con ganas de más y esta es una excepcional colección de cinco canciones para ‘paladares selectos’. Si hay alguna palabra para definir a La M de Matilde posiblemente sea, como dije antes, clase. Clase y saber jugar tus bazas, que en el caso de Helena son principalmente esa maravillosa voz que todo el mundo se está rifando para que colabore con ella.

Si aun no conoces a La M de Matilde, puedes entrar en www.lamdematilde.com y escuchar un par de canciones del EP y seguramente te facilitarán la compra del mismo. Hoy no os puedo dejar ninguna canción completa en Youtube, pero si el tráiler del EP donde podréis empezar a enamoraros de una voz que hará mella. Y, ¿por qué no decirlo? De lo guapa que es Helena.



Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… mi voz

lunes, 2 de abril de 2012

Xoel López sin armadura.


Hace unos cuatro años, Xoel López o lo que por aquel entonces era lo mismo, Deluxe, estaba en lo más alto de su carrera al menos en lo relativo a hacer buenos discos, haber formado una banda estable y que sonaba como un tiro y también en cuanto a reconocimiento del público. Recuerdo que en aquella época le vi un par de veces en directo con una banda formada por Loza –el que para mí es el mejor batería del rock español, batería de Los Coronas-, Iván González –bajista de Amaral actualmente-, Tuli y Pacheco –metales, actualmente de gira con Leiva- y, sobre todo, Juan de Dios Martin, su mano derecha y del que últimamente se ha hablado mucho por ser el productor, entre otros, de lo último de Stereotipos, Vikxie o Rubén Pozo. Como podéis ver estaba con músicos de primera división y aquello sonaba como una locomotora, era una locura cada concierto que daba aquella banda: tenían buenas canciones y sabían cómo sonar como una banda, cosa que a veces es muy difícil y no todos lo consiguen. Acababan de llenar La Riviera en Madrid, estaban haciendo gira por toda España y además Xoel estaba escribiendo sus mejores canciones. El jarro de agua fría vino una vez terminada esa gira, cuando Xoel anuncio sus planes inmediatos: ‘Me voy a vivir a Sudamérica, Deluxe desaparece. Voy a estar un tiempo sin grabar discos’.


Desde aquella triste noticia han pasado más de cuatro años en los que Xoel, ya despojado de la armadura de Deluxe y tras haber publicado un disco con su proyecto paralelo Lovely Luna, se pasó este tiempo con su residencia fijada en Buenos Aires, dejándose empapar por una forma distinta de hacer música. Durante este tiempo inició ‘La caravana americana’, haciendo un tour con varios músicos sudamericanos que en España tuvo escasa repercusión. Y ahora aquí esta, otra vez, con ganas de volver a hacerse un hueco (¿acaso alguien ha conseguido llenar el que el ha dejado?) en su país, y lo hace con un disco debajo del brazo ‘Atlántico’, que nos traslada a ese mar que separa la tierra que le vio nacer y la que ha sido su casa durante los últimos años. Se publica el próximo 17 de abril y la carta de presentación del mismo lleva por nombre ‘Tierra’ y para mí ha sido un alivio volver a escuchar algo nuevo de Xoel. Y, sobre todo, ha sido un alivio el volver a encontrarme con sus canciones, con su manera de cantar y contar las cosas. No sé hasta qué punto se habrá dejado influir por la música sudamericana en esta nueva etapa ‘en solitario, pero yo el día 17 de abril estaré ahí para escuchar atentamente todo lo que Xoel tenga que decirnos. Recuerdo días y días escuchando, sobre todo, sus dos últimos discos como Deluxe ‘Reconstrucción’ y ‘Fin de un viaje infinito’, y aunque todo este tiempo su ausencia se haya hecho notar somos muchos los que estamos esperando ese disco como agua de mayor –o de abril, en este caso-.

Por si algún despistado aun no sabe de que hablo cuando digo Xoel Lopez que escuche los dos discos que nombré antes. Si ya sabes que Xoel es uno de los mejores escritores de canciones que tenemos la suerte de tener por aquí cerca, disfruta conmigo esta cancion.



Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… simples hombres solitarios.