jueves, 29 de marzo de 2012

Los primeros pasos de Destino 48



Tengo la suerte de conocer el panorama musical asturiano muy de cerca y es una situación muy rica y llena de cosas diferentes e interesantes. Aquí ya he hablado por ejemplo de gente como Movie Jack y en próximas entregas lo haré de Vázquez y de La M de Matilde. También es cierto que me gusta destacar a aquellos que, aun perteneciendo a este panorama musical asturiano, hacen cosas que se salen un poco de la línea habitual. Hoy me apetece hablaros de una banda de la ciudad en la que vivo, Gijón, ellos son Destino 48.

Hace meses que escucho su nombre, Destino 48, ya que en esta época donde las redes sociales nos ayudan a difundir todas las noticias que queramos ellos han sabido darles buen uso. También es cierto que a veces lo que recibimos es un exceso de información, demasiados grupos que cada día te envían con toda la buena intención del mundo invitaciones a sus espacios musicales, conciertos, presentaciones… Por eso quizás tardé tiempo en encontrarles el hueco debido, pues no me gusta escuchar –y sobre todo opinar- sin haber dado a cada banda la correspondiente oportunidad. Hace poco tuve la suerte de que me hicieran llegar la maqueta de la banda, cuatro temas, a través de Laura Meixus, responsable oficial de la imagen del grupo, y ahí fue donde pude escuchar tranquilamente las canciones de Destino.


¿Qué nos encontramos al escuchar esta primera muestra de canciones? Lo primero a cuatro personas jóvenes y que han escuchado mucha música: Alejandro al bajo, Jorge a la guitarra, Talo a la batería y Jaime a la voz y guitarra solista. Y no solo han escuchado mucha música sino que saben plasmarla en cuatro canciones de rock sin mayor pretensión que la de sonar bien y contar historias, que al fin y al cabo es de lo que debería tratar todo esto, de echarle ganas y de poco a poco, ir construyendo una realidad como grupo. No olvidemos que esto es una maqueta y que este camino solo acaba de empezar, pero que es evidente un trabajo y un ‘saber hacer’ a la hora de componer canciones, que no es fácil. Destino 48 no se ha inventado nada, y es que a veces el intento de hacer al novedoso y rompedor acaba convirtiendo las canciones en frías compañeras de vieja. Destino se limitan a hacer canciones de rock, tal como podrían sonar los Burning, o Pereza o cualquier grupo con actitud y ganas de subirse a un escenario a demostrar que tienen algo que contar. Rock sin ambages, buen compañero en una mañana soleada conduciendo hacia un lugar mejor.

Aun no he podido verles en directo, que es donde realmente los grupos me demuestran si tras todo el trabajo de grabar un disco también queda naturalidad, capacidad de improvisación, creatividad fuera de las cuatro paredes del estudio… Y no deben de hacerlo nada mal, porque según me han contado esta banda arrasa allá por donde quiera que va, consiguiendo aforos en salas del circuito asturiano que ya quisieran para si otros en, supuestamente, mejor situación que ellos. Sin duda, Destino tendrá aquí su lugar el día que pueda verles en directo y opinar en primera persona.


Mientras tanto, os animo a que les deis una oportunidad, a que dediquéis un rato a escuchar varias veces estas cuatro canciones que forman la primera muestra al mundo de lo que va a ser Destino 48. Las podéis encontrar en su myspace, www.myspace.com/destino48, y también aquí tenéis su Twitter y su Facebook.

Como siempre, os dejo una muestra de lo que esta banda sabe hacer. Un tema que no está en la maqueta y que se llama ‘Esquivando balas’.



Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… el plan

No hay comentarios:

Publicar un comentario