domingo, 1 de enero de 2012

Chema, Inés y Mario son Belgrado



No hay que ser un genio para que, leyendo este blog, sepáis que ‘El canto del loco’ ha sido y será siempre el grupo de mi vida. He hablado ya en numerosas veces de Dani Martin aquí y también alguna de ‘El Pescao’, o lo que es lo mismo, David Otero, ex guitarrista de ECDL. Ya va siendo hora de que hablemos del tercer brazo de ese grupo que a día de hoy está en letargo…

Chema era el bajista de ECDL, eterna sonrisa y una de las personas más queridas de la banda. El siempre ha vivido en su mundo y ahora se ha hecho rodear de Mario de Inocencio y de Inés Pardo para formar una banda llamada Belgrado. Inés era una completa desconocida para mí, aunque su carrera musical es amplia y variada, pero Mario es ya un viejo conocido. El formó parte de una banda que tenía mucho que decir pero el viento nunca sopló a favor, Días Extraños (que en su día también se llamaron ‘Algunos hombres buenos’), y yo siempre le he tenido un cariño especial, es una de esas personas que rebosan talento y verdad, de las que a mí me gusta tener cerca.


El hecho de ser compositores y un poco las ‘caras visibles’ del grupo les dio a Dani y a David un empujon que facilitó el despegue de sus carreras en solitario, Chema lo ha tenido un poco más difícil, al no ser tan conocido y al tirar por unos derroteros musicales que no son los convencionales en el pop patrio. La personal voz de Inés, los arreglos de electrónica, hacen de Belgrado una propuesta nueva y fresca, que rompe con lo que venían haciendo tanto Mario como Chema con sus respectivas bandas y que aporta sonidos distintos a un panorama musical en España que a veces se presenta poco esperanzador.

Si escribo todo esto a estas alturas de la película es porque la semana pasada tuve la suerte de ver a Belgrado en directo, en el Monkey Club de Gijón, y me pareció que le ponen mucha ilusión y sobre todo una humildad tremenda. El ultimo concierto de Chema con ECDL fue delante de casi 20.000 personas en el Palau Sant Jordi de Barcelona, hace apenas dos años, y ahora se está recorriendo España con su disco debajo del brazo intentando llegar a todo el que quiera escuchar, con una promoción nula y con el único apoyo de aquellos que un día conocimos a alguno de ellos por formar parte de otros proyectos. Otra persona abandonaría, o haría algi totalmente distinto, pero creo que Chema ha aportado valentía y originalidad con una nueva ilusión, Belgrado, que no es fácil de ‘vender’ aquí en España y mucho menos tal y como están las cosas en la industria discográfica.


El otro día, viéndoles en una sala pequeña, como una banda más empezando a labrarse un huequito en este loco mundo de la música, tuve la impresión de ver a cinco amigos (Belgrado son tres pero también les acompañan en gira un teclista y un baterista) pasándoselo bien, olvidándose de los problemas y haciendo canciones sin mayor pretensión que el ir conquistando uno a unos los corazones de la gente que se tome la molestia de escuchar. Y eso, amigos, es lo que yo llamo ‘rocanrol’.

Para despedirnos, el que fuera el primer single del álbum de Belgrado, ‘La ciudad’.





Sin más, me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… cuando al fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario