viernes, 13 de enero de 2012

Adele, nadando a contracorriente


Últimamente, en este tema recurrente en mis conversaciones que es la música, suelo resaltar con cada vez más frecuencia el hecho de que me cuesta mucho ver luz entre todas las novedades que cada semana aparecen en las estanterías de las tiendas de discos. Después de meses esperando discos que creía que iban a aportar algo nuevo o al menos que me ilusionase, me encuentro con discos en mis manos a los que por una u otra razón no he podido dar más de las escuchas de rigor, por tedio, aburrimiento o simplemente porque no me han llegado de la manera que yo tenía previsto que llegasen. Supongo que el problema es que estaba buscando donde no era, quizás hay fuentes que ya no van a dar más agua de mi gusto, puede que lo realmente importante estuviese ahí, cerquita, llamando a la puerta desde hace ya algún tiempo. Una de esas personas se llama Adele.

Adele, para quien aun no la conozca, es una mujer de 23 años nacida en Londres y que, a día de hoy, tiene dos discos de estudio publicados llamados ‘19’ y ‘21’ respectivamente. Llegué a Adele no recuerdo como, supongo que por la radio y también recuerdo un momento de escuchar sus canciones en una ‘recomendación’ de Spotify. La primera canción que escuché fue ‘Rolling in the deep’ y desde aquella primera vez han sido meses de ir descubriendo, con paso muy lento pero también muy firme, todo el talento que Adele tiene para mostrar al mundo. Adele no es ninguna desconocida a nivel mundial, el hecho de haber vendido mas de 10 millones de discos de ‘21’ creo que la avalan de forma bastante sólida.


Adele canta al desamor casi por sistema, al sentimiento universal que todo afortunado ha debido sentir alguna vez pues eso querrá decir que ha sido querido, aunque también rechazado. Canta al desamor de forma clásica, acompañada de un piano, de su voz majestuosa y de arreglos de cuerda, de guitarras acústicas y banjos, en este mundo dominado por los sonidos electrónicos y donde las radios comerciales ya difícilmente encuentran un lugar donde poner la música que se lleva haciendo ya muchos años. Adele rompe con los cañones de belleza establecidos de la típica mujer delgada y vestida como si fuese a bailar en una gogotera de Pachá Ibiza, ella se peina como si viviera en el Londres de los años 50, se pone un bonito vestido y su figura, llena de curvas, a mi me gusta mucho más que la de cualquier modelo a la que más que vérsele su cuerpo se le ven los huesos. Además es una deslenguada, una mujer sin complejos que no duda en decir un ‘Fuck off’ a tiempo. Y por ultimo tiene lo más importante, de lo que debería vivir todo cantante, y es una colección de buenas canciones que además están escritas por ella y eso es lo que la ha llevado a ir conquistando a cada una de esas 10 millones de personas que han comprado su disco, que se han bajado sus canciones de algún sitio o los que, sin más, se pasan horas colgados de YouTube viendo videos de sus actuaciones.

Se tiende a comparar a Adele con Amy Winehouse, yo creo que más que por parecidos musicales, por el hecho de que en su día Amy –aun me pone la piel de gallina hablar de Amy en pasado- y hoy Adele están yendo a contracorriente en una industria musical que está vendiendo otros valores, otra forma de entender la música que tiende a ser mas negocio que arte. Ojalá Adele pueda seguir ofreciéndonos esto todos los años que se merezca y, de alguna manera, ayude a difundir otra forma de ver el negocio musical como lo vio Amy y otros tantos que no son tan conocidos: como algo que te sale de las entrañas, fuera de modas y conceptos banales, y que se hace única y exclusivamente para emocionar a una audiencia. Aunque como ella dijo, no debemos preocuparnos, porque ‘siempre habrá alguien que me haya roto el corazón’


Siempre me despido con una canción y la elección para mi hoy es cristalina. Es el topicazo, la que está sonando en todos los sitios, pero a mí me parece una de las mejores que se han escrito nunca y creo que en eso estoy de acuerdo con mucha gente, aunque solo sea por los más de 3 millones de visionados que ha tenido el video que os voy a poner, y teniendo en cuenta que hay miles similares circulando por la red. Con todos vosotros la voz de Adele, un piano y ‘Someone like you’.



Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… glory days

2 comentarios:

  1. Voy a aportar mi pequeño granito de arena explicando cómo conocía a Adele; una tarde de noviembre de 2010 en mi pisito compartido de Madrid mi hermana andaba como loca buscando en google la melodía de un anuncio de Heineken. Lo de esa tarde fue puro flechazo con Adele. La canción era "Tired". Esa misma tarde descubrí muchos otros temas que me enamoraron además de ver actuaciones totalmente soberbias con una puesta en escena muy cuidada y espectacular.
    El 21 de febrero de 2011, mi hermana me sorprendía por mi cumpleaños con su album "21" (curiosamente es mi número favorito). Desde entonces, sólo sueño con poder disfrutar de un directo.
    Besos,

    KaPenichet (Cathaysa).

    ResponderEliminar
  2. Un placer leer tu entrada! como en otras completamente deacuerdo con lo que dices! Me has hecho pensar como la descubrí yo, mi hermana y yo estabamos mirando "fama" creo que la primera edición, y nos encantó una canción, la buscamos y era Hometown glory de Adele, desde entonces no me la quito de mi cabeza y suena a todas horas en mi casa, a ver si podemos disfrutar de un concierto suyo! Saludos!

    ResponderEliminar