jueves, 17 de noviembre de 2011

12 años sin Enrique Urquijo



Hoy hace 12 años que nos dejó Enrique Urquijo pero como siempre digo, lo bueno que tiene un artista es que nunca nos deja solos del todo, nos deja un legado de canciones, de historias contadas en primera persona, que son imborrables, pase lo que pasa y venga quien venga. Enrique pertenece a ese club, al que pertenecen también fontaneros, médicos, maestros, cineastas… al de las personas que se fueron antes de tiempo, dejando demasiadas cosas por hacer y demasiada gente queriéndoles. Enrique nos dejó sin haber cumplido los cuarenta años y, tras de si, un rastro de leyendo y de personaje inolvidable.

Pero sobre todo, al menos para mi y para la mayoría que no le conocíamos personalmente, nos dejó canciones, no solo con Los Secretos si no con Enrique Urquijo y los Problemas. Esta mañana me apeteció escuchar un disco recopilatorio que tengo de Los Problemas y allí había maravillas como ‘Desordenada habitación’ con mi querido Antonio Vega (otro del mismo club que Enrique), o el ‘Agárrate Fuerte a mí María’ con marcado toque mexicano, o el clásico ‘Ojalá que te vaya bonito’, ‘Aunque tú no lo sepas’ escrita por Quique González o uno de los mayores éxitos de Los Secretos, ‘Buena chica’. El legado con Los Secretos es mucho más conocido, además de ser temas que aun se pueden escuchar a día de hoy. Siempre que escucho su voz, pienso que no corresponde con ese cuerpo. Su voz parece de un hombre más grande, con apariencia más segura… Pero Enrique cantaba así, tocándote cada nervio para emocionarte y ponerte el pelo de punta. Si hay algo que no ha sabido suplir Álvaro, su hermano, al frente de Los Secretos es su voz, esa voz que daba vida a cualquier canción, no por tener un torrente de voz impresionante, sino por su capacidad de emocionar.




Enrique además lo tenía todo para convertirse en un personaje, en una leyenda, pues a veces solo las canciones no son todo, al menos para algunos: su relación con las drogas, su forma de morir, su personalidad tímida… sirvió para que muchos forjaran la leyenda de lo que no debería ser más que uno de nuestros mejores compositores y cantantes y al que nunca deberíamos pasar mucho tiempo sin escuchar, porque como digo Enrique sigue ahí, igual que sigue Antonio, o Pepe Risi o muchos otros que, aunque se fueron mucho antes de lo que deberían haberse ido, nos dejaron algo a lo que aferrarnos, sobre todo para aquellos que éramos demasiado jóvenes cuando ellos tuvieron su mejor momento.

Hoy todas mis canciones van por ti, Enrique, y por todos los que, como yo, nos emocionamos cuando escuchamos tu música, tu voz… Brindo por ti, para que allá donde estés lo estés celebrando con todos los que, como tú, se fueron mucho antes de lo pensado. Y es que, Aunque tú no lo sepas, a muchos nos hubiese gustado verte cantar y no echarte de menos sin haber llegado a conocerte…





Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… 1 3 5 7

3 comentarios:

  1. Pero Enrique cantaba así, tocándote cada nervio para emocionarte y ponerte el pelo de punta.... me quedo con esta frase...es ironico que una de las canciones de este monstruo la conociera a traves de daniel martin.....muchas noches me ha acompañado esta canciones en momentos dificiles...asi q como tu dices el sigue estando aqui... soficani

    ResponderEliminar
  2. Grande entre los grandes. Me encanta cómo lo has escrito. Enhorabuena!. Aprhypathia.

    ResponderEliminar