domingo, 2 de octubre de 2011

Amaral presenta 'Hacia lo salvaje'



Han pasado 3 años y medio desde la publicación del último disco de estudio de Amaral, ‘Gato Negro, Dragon Rojo’, por lo que la expectación por el nuevo álbum era grande para todos aquellos que sentimos nuestras las canciones del dúo. Amaral presentaba la semana pasada ‘Hacia lo salvaje’ su nuevo disco, esta vez autoeditado con su propio sello ‘Antártida’ en una cuidada edición disco libro que incluye, además del CD original, un disco adicional con los 12 temas grabados en acústico. Todo ello producido por Juan De Dios Martin y grabado en unos estudios en el centro de Madrid.

Durante la promo de este disco, que ha sido bastante intensa durante las última semanas, se ha hablado con especial insistencia del hecho de la autoedición y, sobre todo, del incesante y cansino tema de si Amaral están más cerca de ser ahora considerados un grupo indie o no. Reportajes como el de Rolling Stone no han hecho más que desmerecer lo que realmente importa y que no es otra cosa que el hecho de que hay doce canciones nuevas para ser degustadas dentro de un CD. Si que se puede hablar de ello, faltaría más, pero creo que no deben ocupar un primer plano este tipo de elucubraciones y que en lo que deberíamos fijarnos es en si esas canciones valen o no la pena. Por eso desde aquí aplaudo la valentía de Eva y Juan de autoditarse (cierto es que con el camino segado es mucho más fácil, aunque no por ello menos meritorio) y sobre todo por dar un paso adelante para el cambio en esta ya completamente caduca y desfasada industria musical en crisis. Los que arriesgan son muchas veces los que ganan.




Ahora hablemos de las canciones, que es lo que realmente importa. Es evidente que Amaral en este disco no ha tirado por el camino de siempre, pero creo que tampoco el desvío ha resultado tan distinto. Simplemente han hecho lo que mejor saben hacer, canciones de pop rock, tirando esta vez mas por el lado guitarrero. He llegado a leer sandeces sobre este disco del tamaño de que ‘algunas personas acostumbradas a escuchar a Amaral no entenderán este disco’. No lo habríamos entendido si de repente hubiesen hecho un tema con David Ghetta o con Rihanna pero creo que ‘Hacia lo salvaje’ es simple y llanamente un disco continuista en lo que a su carrera respecta. Tampoco creo que sea correcta la afirmación de que ‘no tiene singles definidos’. Canciones como ‘Antártida’, ‘Esperando un resplandor’, ‘Cuando suba la marea’ o ‘Si las calles pudieran hablar’ serán canciones que todo el mundo coreará en sus conciertos. Hay momento en que abandonan ese pulso guitarrero, hacia la mitad del disco y Amaral escribe un himno prácticamente acústico como es ‘Robin Hood’, la que más destaca ya en la primera escucha, bien por su sonido distinto al resto del álbum como por la emoción que empapa la canción. No es fácil hacer un disco siendo Amaral, con cuatro millones de discos vendidos a tus espaldas, pero creo que una vez más han sabido ser consecuentes y sacar un disco con el que emocionarse y saltar. Amaral cuenta también con un arma exclusiva, un arma que me recuerda mucho a la que también hace valerse a M Clan: la voz de Eva, que levanta canciones que cantadas por otra persona perderían en intensidad. Ella se come, al igual que pasa con Tarque en M Clan, a cualquiera que le quiera robar el título de mejor voz del rock patrio.

Hoy nos despedimos con dos canciones, una ya apareció aquí hace unas semanas y es el primer single del disco, ‘Hacia lo salvaje’, ya que ahora dispone de un videoclip realizado por Titán Pozo (hermano de Rubén de Pereza, responsable de los últimos videos de la banda de Rubén y Leiva) y que presenta un maravilloso ejercicio de realización. Aun así, a mi no me acaban de convencer determinados videoclips que no guardan ninguna relación con el tema en cuestión.





Y, por supuesto, la canción que nadie se puede perder. Porque todos hemos tenido 'delirios de Robin Hood'





Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… Antarctica

1 comentario: