sábado, 13 de agosto de 2011

A mis 40 y 10



No me las voy a dar de fan de Sabina porque seria mentiros. Me encantan muchas de sus canciones pero por extensa me da mucha pereza ponerme con su obra. Escucho cosas suelktas que siempre te acaban arañando un poco el corazón, con esas canciones que hablan un poco de todo, de la vida, de los perdedores, de las camareras… Porque si algo tiene el ‘Flaco de Úbeda’ es que habla de lo terrenal y del día a día y lo hace con mucha clase.

Hoy hablo aquí de Joaquín porque es un hombre al que admiro y que me cae muy bien. Me encanta oírle hablar, leer sus entrevistas, es una de las personas más cultas que tenemos en nuestra música. Es un estandarte de lo nuestro y como tal debemos respetarle y escucharle. He tenido el gusto de verle en el programa ‘Conversaciones secretas’ de Juan José Millás en una charla de algo más de una hora que merece la pena ser vista y escuchada. Me encanta oírle hablar, y me gusta cuando ríe. Si buscáis por internet seguro que podéis ver este programa, lo ha emitido Canal +. Recuerdo también un verano en que leí el libro ‘Sabina, en carne viva’, una libro entrevista entre Joaquín y Javier Menéndez Flores, todo un lujo.



Y como hoy, el que aquí escribe se hace mayor, o al menos cumple años, la letra de ‘A mis 40 y 10’ del maestro Sabina encaja bien. Muchas gracias a todos por el cariño recibido en un día especial. Yo solo os digo que…

Sin prisas, que, a las misas
de réquiem, nunca fui aficionado,
que, el traje de madera, que estrenaré,
no está siquiera plantado,
que, el cura, que ha de darme la extremaunción,
no es todavía monaguillo.






Sin mas… me despido, besos, saludos, abrazos, desvarios varios y… sonreir


No hay comentarios:

Publicar un comentario