miércoles, 24 de agosto de 2011

Mi primer disco y mi primer concierto

Todos los que escuchamos y compramos música tenemos, inevitablemente, un primer disco. No siempre lo compramos nosotros, puede que nos lo hayan regalado pero es fácil que ese primer disco haya llenado vuestros primeros espacios musicales de una manera muy significativa.




Siempre que leo entrevistas a gente del mundo de la música, e incluso a otras personas que aunque no estén en este mundo se les pregunta, cuál fue su primer disco. Las respuestas lógicamente son de lo más variopinto, pero generalmente todos quedan bien: ‘Sticky fingers’ de los Rolling Stones, ‘Revolver’ de los Beatles, uno de Lou Reed… Parece que todos los que son preguntados eran rockeros desde pequeños, que muchos no tuvieron un primer disco realmente infantil.

No es mi caso. Mi primer disco fue ‘Spice’ de las Spice Girls y me siento enormemente orgulloso de ello. No porque crea que ‘Spice’ sea un gran disco – a día de hoy creo que no sabría decir más que un tema de ese disco- sino porque, para bien o para mal, ese disco me ha llevado hasta donde estoy hoy, escuchando la música que escucho. Si he escuchado alguna vez en esta vida a Sabina, a los Beatles, a El canto del loco o a She & Him ha sido, seguramente, porque aquel primer disco abrió la senda de lo que vendría después. Me empezó a picar la curiosidad de la música. Ese disco se encontró con un matorral inmenso y posiblemente pegoó los primeros tres o cuatro machetazos para ir adentrándose en el.





Tampoco quedo especialmente bien con mi primer concierto: fueron los Backstreet Boys, en Las Mestas en Gijón. Todo vendido. 18 de julio del año 1999. Fui con mi padre y aquello no se me olvidara en la vida. Yo, con 11 años, vivía aquellas canciones como si fuera la ultimo que me fuera a ocurrir en la vida y eso es lo que cuenta. No me sentiría mejor si mi primer cpncierto de Bruce Springsteen, lo que me pedia el cuerpo por aquel entonces era ver a los BSB y asi fue, aunque a mi padre todo aquello le fue ajeno vino conmigo y creo que se lo paso bien. Mi madre no pudo venir porque trabajaba aquella noche. Mi padre me compró una acreditación, un ‘pase VIP’, que vendían en el merchandising y que a dia de hoy, como podéis ver, aun conservo.

No cambiaria ninguno de estos inicios, me siento muy orgulloso de que las cosas hayan sido como han sido. Cada canción, desde aquel ‘Wannabe’ de las Spice Girls me fue tocando distintas partes de mi corazoncito hasta llegar al último disco de ‘Grises’ que escuche ayer en Spotify. Todos han dejado su muesca . para bien o para mal y eso ahora forma parte de mi

Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… the end

1 comentario:

  1. Yo 11 años no tenía, pero me encantaban los bailes d BSB,aquella coordinación me parecía fascinante, me gustarón algunas canciones,no era fan fan, pero tampoco me disgustaban. Hubiera ido a alguno de sus conciertos pero entonces tampoco tenía la independencia q ahora tengo.
    De las Spice Girls...... solo me gustaron 2 canciones, las machacaron demasiado.
    Un abrazo javi

    ResponderEliminar