lunes, 22 de agosto de 2011

El extraterrestre que nos cambió la vida




Hay películas que te marcan de una manera distinta a la que lo hacen otras películas. Son películas que por una razón u otra forman parte de tu piel, pues ha sido tan grande la vivencia que las acompañó que no es que te hayan gustado o dejar de gustar, es que son parte de ti.

‘E.T. El Extraterrestre’ es para mí y para mucha gente una de esas películas. Yo no la vi en el cine, cuando se estreno yo no había nacido, pero recuerdo verla muchísimas veces de pequeño con mi madre. La teníamos grabada de la televisión, en un cinta de VHS (madre mía, me siento centenario diciendo esto) en la que mi padre había escrito E.T. en una de esas pegatinas que venían con las cintas vírgenes. No existía ahí alta definición, ni pantallas de 40 pulgadas, ni DVD’s, ni equipos de sonido potentes. Teníamos una televisión normal, por aquel entonces sin mando, y un reproductor de VHS de la marca Funai. Pero con eso llegaba, porque lo que importa de las películas es otra cosa, es lo que cuentan. Si que es genial verla ahora remasterizada y con un buen sonido y demás, pero mis recuerdos se basan en aquellas tardes rebobinando la cinta para devolverla al principio de la historia.

Sin duda alguna, Spielberg hizo uno de sus mejores trabajos con esta película. No sé si como obra de cine será mejor o peor, se me escapa, yo no soy un académico del cine. Lo que si se es que a mi generación (y también a alguna anterior y posterior a la mía) nos dio una bandera, una película que defenderíamos hasta el final de nuestros días y para mí eso es mucho mejor que hacer una gran película. Este señor nos dios magia, algo en que creer, un punto de unión con nuestros padres y amigos. Una película que, al fin y al cabo, te hace sentir como en casa, aun cuando 30 años después la gente la sigue viendo y disfrutando.





Si de verdad significo algo para vosotros, os animo a que la volváis a ver. Ayer la vi, había cosas de las que ya no me acordaba y os puedo asegurar que me emocione como nunca viéndola. La magia del cine es esa, que puedes volver a un punto de hace 20 años solo poniendo una película. Ojalá tuviésemos esa facilidad para rescatar a gente que no está, a los que ya se han ido. O para recordar momentos de nuestra vida ya olvidados.

Podéis poner ahora E.T. en vuestra televisión LED de 42 pulgadas, con vuestro home cinema de cinco altavoces y un subwoofer y con la imagen remasterizada y en edición digipack de dos discos con miles de extras. Pero cuando ese pequeño extraterrestre señale a Elliot, os emocionareis, porque también esta señalando al niño que vosotros fuisteis.

Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvaríos varios y… magic

4 comentarios:

  1. "cuando ese pequeño extraterrestre señale a Elliot, os emocionareis, porque también esta señalando al niño que vosotros fuisteis."

    Como una frase lo resume todo!!!! Ole!!!

    ResponderEliminar
  2. Grandes palabras y una muy buena película sin lugar a dudas.. yo también al igual que tú recuerdo haberla tenido en VHS en mi casa de pequeño, junto a tantos otros clásicos del cine... muy buen aporte sacar del baúl algo que aún sigue en el consciente colectivo de muchas generaciones. :)

    ResponderEliminar
  3. si lugar a dudas es esa peli capaz de de sacarte todo tipo dsentimientos...dulzura,tristeza,risa...
    @soficani

    ResponderEliminar