miércoles, 31 de agosto de 2011

Andrés Calamaro y la cara B de las redes sociales



Las redes sociales tienen doble filo. Antes, a los artistas no los conocias –ahora tampoco- pero ahora gracias a Twitter, Facebook y demás inventos peudes tener una opinión mas cercana y acertada de cómo son o al menos de cómo pretenden ser vistos. En mi caso, me encanta leer a gente a la que admiro y con la que nunca había tratado, supongo que a los que os gusta la música extranjera entenderéis aun con mas nitidez esto por lo ajenos que os resultaban antes la vida de estos artistas. Descubres muchas veces que la opinión que tenias de alguien era equivocada y, que quieres que te diga, hay gente a la que después de leer y agradarte lo que lees estas mucho mas predispuesto a escuchar sus canciones. Pero como digo, esto es un arma de doble filo y ahí entra toda esa gente que tiene canciones que te vuelven loco pero que luego no son lo que esperabas. O al menos antes, aunque lo esperaras, no lo veias.

Me encanta Andrés Calamaro. Creo que sus canciones figuran en las listas de las mejores y mas bonitas canciones escritas nunca en castellano. Pero no puedo con el, al menos en las redes sociales. Tampoco me gusta esa aura que se ha creado de místico y de visionario. Y eso ha influido directamente en mi manera de escuchar su música. Cuando no le leía, cuando pillé a Calamaro por banda hacer ya muchos años me limitaba a escuchar sus temas y su única parafernalia era la que escuchaba entre canción y canción en los directos. Seguramente Calamaro siempre haya sido así, pero yo antes no lo veía.

Como digo, no me pongo a escuchar a Andrés con la misma facilidad y ganas que antes, se ha convertido en uno de esos artistas que se que me gustan y me emocionan pero me da reparo ponerme a escucharlo. Y es una sensación que odio y que me ha llevado a dejar de seguirle en Twitter, dejar de ver todo lo que tenga que ver con el más allá de lo que realmente importa: las canciones.



Y es que como dije antes, Andrés es un escritor de canciones impecable. Cierto es que tiene demasiado material y me resulta difícil hacer una criba acertada muchas veces, por lo que me suelo quedar con los discos oficiales y obviar todo tipo de material extra que solo harían a día de hoy ser como paja que no me deja ver lo realmente bueno y preparado. Si algún día me convierto en un estudioso de Andrés me pondré con ello, para ir tirando los próximos años tengo de sobra.

He visto a Andrés un par de veces en directo, que yo recuerdo, una con Fito & Fitipaldis en Santiago en el año 2007 y poco después, creo que ese mismo verano o el siguiente, en Oviedo en plenas fiestas de San Mateo y el recuerdo de ambas citas es inmejorable. Andres en estado puro, sobre todo la última vez en Oviedo. También recuerdo tardes y tardes escuchando su DVD ‘Made in Argentina 2005’ grabado en el mítico Estadio Obras. Y horas y horas escuchando sus canciones, eso es con lo que me quedo

Para terminar… una de las canciones de amor mas maravillosas que ha escrito nunca. De su penúltimo disco ‘La lengua popular’. Con todos vosotros… ‘Soy tuyo’.



Sin más… me despido, besos, saludos, abrazos, desvarios varios y… flor inmediata

*Todo lo escrito esta noche en este blog va dedicado a mi amigo Eduardo Fernández (@barcelonaciudad) por mantener siempre la fe en Andrés y quererlo como escritor de canciones y como personaje. Por todo lo que me has contado sobre él. Va por ti

1 comentario: